Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Los Grammy se reconcilian con el rap y las mujeres

Kacey Musgraves posa con sus cuatro galardones./REUTERS
Kacey Musgraves posa con sus cuatro galardones. / REUTERS

Los Premios de la Música distinguen a Childish Gambino, cuyo alegato contra la proliferación de armas y el racismo selló una gala de 'girl power'

Isabel Ibáñez
ISABEL IBÁÑEZ

Teorizaba 'The New York Times' sobre el hecho de que los premios Grammy están perdiendo relevancia, que ya no mola actuar en ellos, entre otras cosas por el boicot del mundo del hip hop que año tras año ha visto deslizarse entre sus dedos los premios importantes en beneficio del universo pop-rock. Por eso, Donald Glover, el alter ego de Childish Gambino, había anunciado que no acudiría, y así lo hizo, para poner en evidencia a la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación. Un castigo previo que ha funcionado, pues la gala de este año ha premiado por vez primera una canción de rap -y además suya-, 'This Is America', con cuatro gramófonos, dos de ellos de los buenos, los referidos a la mejor grabación y mejor canción del año. Y lo han hecho, además, por un tema que, desde que salió el año pasado, ha levantando polvareda, especialmente por el vídeo que lo acompaña, una producción del japonés Hiro Murai donde se ve al presentador, actor, comediante y músico volándoles los sesos a un hombre atado a una silla y a todo un coro de gospel. Y después, a seguir contoneándose, el torso desnudo y una sonrisa en la boca.

 

Fotos