Derv Gordon, un 'chico malo' de 70 años

Dervin Gordon, nacido en Jamaica y mudado de niño a Londres./Carlos Martín
Dervin Gordon, nacido en Jamaica y mudado de niño a Londres. / Carlos Martín

El excantante de The Equals, el pionero grupo multirracial londinense donde tocó la guitarra Eddy Grant, hizo honor a su leyenda en una animada sala Azkena donde sonaron sus éxitos 'Baby, Come Back' y 'Police On My Back'

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Para sorpresa de todos y gran disgusto del promotor, muy poco público hubo el miércoles en la sala Azkena para ver al cantante Derv Gordon. Imperaba el mal tiempo, la MTV hacía fuerte competencia con entrada libre en Miribilla y para más inri era Halloween. De hecho, vimos a alguna chica disfrazada en el mismo concierto de Dervin Gordon (Kingston, Jamaica, 1948), quien aseguró que en su juventud fue un chico malo, lo cual reflejó en letras de sus canciones escritas para The Equals (Londres, 1965), el primer gran grupo interracial inglés. Allí coincidió con otro vocalista afroamericano luego más ilustre, el cantante de reggae Eddy Grant, nacido en la Guyana Británica también en 1948 y que en The Equals tocaba la incisiva guitarra solista y metía coros.

El padre de Gordon era ingeniero, curraba en Inglaterra y se llevó ahí a la familia cuando Derv solo tenía 7 años. Nada más bajar del avión pasó tanto frío que quiso volver a Jamaica. Afirma que el frío para él era un shock. Y el temporal casi le impidió llegar a su destino cruzando Francia.

Derv actuó en el Azkena, dentro de una gira española de cuatro fechas, gracias a que el domingo tiene un bolo bien pagado en el Funtastic Festival de Benidorm. A Bilbao arribó apoyado por su grupo habitual, el cuarteto de Oakland, California, So What, que calentó el ambiente durante 30 minutos a solas con un rock mod directo, entre los Jam y los Clash, antes de ponerse al servido del cantante jamaiquino durante 60 minutos y 17 canciones que cursaron hacia arriba. Endomingado con su sombrero y su camisa de terciopelo, bajo de estatura y justo de voz pero sin que se notara, Derv se ganó a los parroquianos desde el principio, pues le jalearon, bailaron a su son, corearon sus éxitos y le estrecharon la mano cuando les tendió la suya.

El concierto fue en la sala Azkena de Bilbao.
El concierto fue en la sala Azkena de Bilbao. / Carlos Martín

Los cinco arrancaron con power-pop y a la segunda ya se oyó todo bien (el proto punk 77 'Softly Softly'). Enlazaron varias piezas muy stonianas vía el riff de 'Satisfaction', rocanrolearon entre los Rolling y los Flamin' (la autodefinitoria 'Bad Boy / Chico malo'), arbitraron soul mod, Derv se anticipó a los Jam y se alistó al frat rock ('Green Light'), marcaron el groove como los Isley Brothers haciendo garaje (el reivindicativo 'Black Skin Blue Eyed Boys') y el líder dijo que iba a rocanrolear y lo logró en plan los MC5 sin anarquismo ('She Lives For Today').

Seguidamente se enorgulleció de que grandes artistas como Prince Buster le hayan versionado (el reggae 'Rough Rider'), dio otra vez en la diana del rock mod ('Watching The Girls'), emuló el maximum R&B de los Who ('I Can See, But You Don't Know'), afirmó que una de sus canciones favoritas de los Equals la escribió él en 1967, que en 1977 la versionaron los Clash, y que «a día de hoy tenemos los mismos problemas» (se refería al 'Police On My Back / La policía a mis espaldas', que revisó de modo climático y onomatopéyico) y, sin dar bis, se despidió con el mayor éxito de los Equals, 'Baby Come Back', número 1 en 1968, que sonó a híbrido de los Rolling Stones (la guitarra infecciosa) y Boney M (los coros con gancho), colofón de un bolo que nos puso a todos contentos.