«Hemos conectado con varias generaciones diferentes», dicen Shinova

Daniel (guitarra y teclados), Erlantz (guitarra y coros), Ander (bajo), Joshua (batería y coros) y Gabriel (voz). /JUAN PÉREZ-FAJARDO
Daniel (guitarra y teclados), Erlantz (guitarra y coros), Ander (bajo), Joshua (batería y coros) y Gabriel (voz). / JUAN PÉREZ-FAJARDO

El grupo de Berriz, que dio 80 conciertos en la gira de su disco 'Volver', estrena el sábado en Bilbao su quinto álbum, 'Cartas de navegación', con el que agotaron La Riviera de Madrid hace dos semanas

Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

Shinova, grupo pop-roquero que ensaya en Berriz, donde surgió en 2008, se ha afianzado como uno de los más importantes y queridos de la escena indie española. Lo demuestra su aceptación en festivales y con el hecho de que agotaran con meses de antelación las entradas para su concierto en La Riviera de Madrid, celebrado el sábado 2 de febrero. Este fue el pistoletazo de salida, el primer show de la gira de su quinto álbum, 'Cartas de navegación' (Warner, 18; vinilo blanco de 180 gramos + CD 22,99 €; CD digipack 13,99 €), de lírica un tanto torturada y oscura y concomitancias sónicas con Love Of Lesbian (a menudo y a veces evidentes), Elefantes más siniestros, Vetusta Morla (bastante y a veces veteados con Manolo García), Dorian orgánicos, o los vizcaínos Capitán Elefante en los lapsos más enfadados.

Con su mercado potencial más grande y agradecido fuera de Euskadi, Shinova van abriendo hueco entre nosotros: calculan que un millar de personas acudirá el sábado a la Santana 27 (13-16 €; 21 h. apertura de puertas; 21.30 h. Licenciado Vidriera; 22.30 h. Shinova) a atestiguar el estreno en casa de 'Cartas de navegación'. Será el tercer concierto del tour tras La Riviera un semieléctrico en Toro. Ante la ocasión, departimos con Gabriel de la Rosa, el cantante, que está en Larrauri.

- ¿Qué haces cada día al margen de Shinova?

- En esta última temporada no he tenido demasiado margen para trabajar en nada que no esté relacionado con la banda.

- Hace poco, el sábado 2 de febrero, llenasteis La Riviera, la sala de Madrid donde recalan tantos grandes del pop-rock español, desde Leiva hasta Vetusta Morla y Supersubmarina. Con dos meses de antelación se agotaron las entradas. ¿Qué sentisteis al enteraros?

- Fue increíble. Un comienzo de gira espectacular. Cuando nos pasaron los números de la venta de entradas no podíamos creerlo. Imagínate... La Riviera es uno de esos templos estatales que todo músico sueña con conquistar en algún momento de su carrera. Por suerte nosotros hemos tenido esa oportunidad.

- ¿Tenéis más predicamento fuera de Euskadi?

- Lo cierto es que hemos tocado mucho más fuera que en casa. Hemos llegado a estar más de un año sin actuar en Bizkaia. Por eso, cuando cerramos la gira del disco anterior ('Volver', con el que dieron el salto de popularidad) en el Plateruena de Durango en febrero del año pasado, con el cartel de lleno en la puerta, nuestra alegría fue grande. Hasta ese momento no habíamos logrado un 'sold out' en nuestra tierra, así que esa es una de las fechas que guardamos con más cariño.

- Aquí, en Euskadi, vuestro estilo musical no es muy usual, ¿no? Hay grupos parecidos, como el cuarteto balmasedano Ellas, pero no la mayoría.

- Por suerte en Euskadi estamos viviendo un gran momento en lo referente a tendencias musicales, o artísticas en general. Esto es extrapolable al resto del Estado. Los estilos se fusionan y aparecen nuevas bandas con propuestas arriesgadas y artísticamente muy interesantes. Aquí tenemos a Grises, Belako, Correos, Izaro, Rural Zombies, Sei Urte, Etxe, los propios Ellas... Han caído las paredes de las escenas y estamos empezando a vivir la música sin las etiquetas que hasta hace unos años marcaban el margen de acción de una banda.

- ¿Qué tipo de gente escucha y sigue a Shinova?

- Todo tipo de gente. Nos sorprende y nos encanta. Hemos conseguido conectar con varias generaciones diferentes. No sé por qué, pero así es, y creo que esa es una de las cosas más bonitas que puede sucederle a un grupo.

- ¿Y qué música soléis oír vosotros?

- De todo. En el camino al último bolo, en la furgoneta sonó en bucle el 'Big Ones' de Aerosmith. Cuando Dani, nuestro guitarrista, hace de pinchadiscos suele sonar Pink Floyd, o jazz experimental. Si es Erlantz (el otro guitarrista) el que hace de maestro de ceremonias, escuchamos temas de bandas británicas que hasta ese momento ninguno conocíamos. He llegado a pensar que se inventa los nombres, pero no, ahí están, en Spotify.

- Ja, ja, ja… ¿Os gustan o influyen Vetusta Morla o Love Of Lesbian, por ejemplo?

- Les respetamos muchísimo. Toda banda que trabaje de la manera que lo hacen estas dos que nombras, merecen el respeto de todos sus compañeros de profesión. Tanto Vetusta como Love Of Lesbian han conseguido labrarse una trayectoria digna de admiración.

Gabriel de la Rosa, el portavoz, sentado en el centro.
Gabriel de la Rosa, el portavoz, sentado en el centro. / JUAN PÉREZ-FAJARDO

- ¿Qué hacéis en la furgoneta cuando vais a otra ciudad a dar un bolo, aparte de oír esa música que seleccionáis vosotros?

- Seguir trabajando. Más allá de lo meramente artístico, en un grupo hay mucho que hacer a nivel logístico y aprovechamos esos ratos en la carretera para organizar los siguientes pasos.

- ¿Cuánta gente movéis para un concierto en Madrid? Técnicos, manager, quizá alguien para el puesto de merchandising…

- Entre banda, técnicos y personal de producción, movemos unas 15 personas. En el caso de este comienzo de gira en la Riviera fueron algunas más. Cuando hay un evento que va a congregar a 1.800 espectadores, es vital contar con la gente necesaria para que todo vaya bien y que los percances que puedan surgir sean resueltos de la mejor manera y lo antes posible.

- El de Madrid era el primer concierto de la gira. ¿Haréis muchos festivales?

- Este año tendremos la suerte de participar en muchos en la península, e incluso fuera de ella. Ya está anunciado el 'Eñe Festival' en Londres, y será la segunda ocasión en la que salgamos del país después de haber tocado en Berlín el año pasado. Cada festival es un escaparate para que mucha gente conozca grupos que de otra manera hubiera sido muy difícil, así que no podemos estar más agradecidos.

- ¿Los bolos festivaleros son distintos en algún sentido?

- En un festival todo va más rápido. Es más instantáneo, desde la prueba de sonido hasta el concierto en sí, por lo que es necesario trabajar de la manera más práctica posible, pero sin descuidar el espectáculo.

- Aparte de que habéis gustado al público, por qué habéis logrado llegar ahí arriba: ¿gracias a la agencia de contratación, que trabajáis con Hontza, la misma de Soziedad Alkoholika? ¿Por editar en la multinacional Warner?

- Todo suma. Tenemos la suerte de contar con la gente de Hontza, de Planeta Sonoro (la empresa que organiza el Festival Sonorama, de Aranda de Duero) y de Warner, con quienes trabajamos codo con codo, día a día. Cada una de las personas que forma parte de este equipo hace las cosas con el mayor cariño. Y, sobre todo, cree en la banda, algo fundamental para que las cosas fluyan y todo esto vaya adelante.

- Comenta el disco nuevo.

- La mayor parte de 'Cartas de navegación' se compuso en la carretera y en los espacios que nos dio una gira tan intensa como la de 'Volver' (Warner, 16), nuestro anterior disco. Una vez terminados los bocetos de las canciones, nos pusimos a trabajar junto a Mikel Santos, el productor, en los detalles técnicos de cada canción. Nos conoce muy bien y su perspectiva ha sido fundamental para lograr lo que buscábamos. La grabación se realizó en el estudio de Haritz Harreguy y en los Neo, de Aranda de Duero, con José Caballero, de quien se podría decir que ya es parte de nuestra familia porque hemos grabado los tres últimos discos allí y nos conocemos muy, muy bien. A todos los niveles.

- Ya, José Caballero de hecho produjo los dos discos previos a este, 'Ana y el artista temerario' (Maldito, 14) y 'Volver' (Warner', 16). Gabriel, ¿las letras de qué van? ¿Cartas de navegación por dónde?

- Hay mucha carga emocional en cada uno de los temas. No me gusta explicar los textos, por lo de la interpretación que cada cual le pueda dar, pero sí puedo decir que es el disco más explícito que tenemos. Muchas de las líneas son descripciones con apariencia de metáfora, y no al revés, como suele ser más habitual. El mar está muy presente en este trabajo, así como la línea fronteriza que delimita los finales de los principios, y siempre la búsqueda como tema subyacente. Por eso 'Cartas de navegación' era el título más acertado para este disco.

- ¿Cómo será el concierto de Bilbao, en la Sala Santana 27?

- Evidentemente, vamos a centrarnos en este nuevo disco, pero también habrá tiempo para canciones de nuestros anteriores trabajos. Llevamos nueva escenografía y estamos ansiosos por estrenar esta nueva etapa en casa.

- ¿Cuántos conciertos disteis en la gira anterior?

- Creo que fueron alrededor de 80 conciertos en la gira de 'Volver' (2016-18). Por suerte todos teníamos profesiones que nos permitían la flexibilidad necesaria para lograr que esa cifra fuera posible.

- Eso, trabajáis de otras cosas, por eso mola tanto que el grupo sea tan grande.

- Ahora mismo, Shinova ha pasado a ser nuestra primera fuente de ingresos, algo que veíamos muy difícil hace solo un par de años. Pero desde el principio del grupo hemos intentado hacer todo de la forma más profesional posible para que este momento se convirtiese en realidad. ¡Incluso siendo conscientes de la alta probabilidad de que nunca sucediera!

- ¿Unas palabras sobre el grupo telonero en Bilbao? Licenciado Vidriera, apelativo cervantino.

- Es el grupo de Mariano Estudillo, actor, músico y showman al que admiramos mucho. Tenemos una gran amistad con él, e incluso trabajamos juntos en el videoclip de 'El álbum'. Nerea Aizpurua, la chelista que le acompaña, fue quien grabó muchas de las cuerdas de 'Volver', así que todo queda en familia.

 

Fotos

Vídeos