Programa de hoy

La avalancha roquera, en marcha

Una multitud sedienta de decibelios aguarda el comienzo del bolo de Van Morrison frente al escenario principal de Mendizabala. /Rafa Gutiérrez
Una multitud sedienta de decibelios aguarda el comienzo del bolo de Van Morrison frente al escenario principal de Mendizabala. / Rafa Gutiérrez

El Azkena da para casi todo: escuchar música, beber, bailar, divertirse y hasta ver a un tipo que mientras toca hace tortitas

Ramón Albertus
RAMÓN ALBERTUS

El día empezó en un extraño bucle para Alejandra y Edu, dos jóvenes madrileños. Vieron a The Sheepdogs al mediodía en la Virgen Blanca, volvieron al camping y otra vez volvieron a ver a The Sheepdogs en Mendizabala.

Se ve que les gustaron, aunque ella reconoce que ha venido por Joan Jett, ligada a su memoria sentimental. «Cuando tenía 14 años iba a la playa en autobús escuchando en el discman, sobre todo me gustaba en The Runaways», comenta Alejandra. Mientras suena de fondo 'Cool Down', ese tema tan veraniego de los canadienses, cita a 'Do You Wanna Touch Me', 'Bad reputation' como los temas de la estrella americana con los que anuncia que se quedará ronca esta noche.

El programa de este sábado

Escenario Gold.
Lords of Altamont (18.05), Mott The Hoople (20.00), Joan Jett(23.05) Gluecifer (02.00).
Escenario Respect.
Mamagigi's (17.30), Berri Txarrak (18.55), Turbonegro (21.20) y The Beasts of Bourbon (00.40).
Escenario Love.
Nuevo Catecismo Católico (18.00), Sol Lagarto (20.00), The Dream Syndicate (22.00), Carlos Vudú, tributo a Tom Petty (01.00 ).
Escenario Trashville.
Hugo Race & Michelangelo Russo (19.00), Dead Elvis & His One Man Grave (21.00), Wolfwolf (23.00), Reverend Beat-Man feat Sister Nicole Izobel Garcia (1.00), El viejo zorro y la gallina (3:00) y Party Hard (5.00).
Escenario Rat Hole.
The Yelling Kitchen Prince (20.00 y 22.00 ), Fernando Navarro (02.00) y Ac/DJ (04.00).
En la plaza de la Virgen Blanca.
The James Taylor Quartet (13.30) y kalejira de Broken Brother Brass (14.30).

La cola para obtener la pulsera que da acceso al recinto se extendía desde el recinto de Mendizabala hasta la Escuela de Idiomas en las horas puntas, sobre todo antes del comienzo del concierto de Van Morrison. Es en la fila donde se aprecian mejor los contrastes entre el club de fans más punk de Turbonegro -todos de chaqueta parcheada- y el grupo de amigos que va con pelucas de colores y la camiseta de fútbol de Tanzania. Las camisetas negras ganan la partida como uniforme.

Al entrar en el recinto, algunos ya daban muestras de cansancio por el intenso calor. Era el caso de los bilbaínos Jon y Mikel, quienes reposaban debajo de un árbol quejosos del precio de la cerveza. Le preguntan al periodista si es policía y por qué hace preguntas. ¿Hay sexo, droga y rock en el festival? «Nos gusta la hierba», responden arrancando un trozo de césped. Mucho más elocuente era el valenciano Rafael Suñer. «Llevo toda mi vida viniendo al festival. Bueno, desde el 2.000», afirmaba sin caer en la cuenta de que el Azkena tuvo su primera edición dos años más tarde de la fecha señalada. «Hay un salto generacional, nos hacemos viejos».

Si el año pasado hubo un espectáculo de lucha libre, este año la propuesta más extravagante es la de The Yelling Kitchen. Toca un órgano que a su vez es una cocinilla con sartenes y utensilios. «Hace tortitas », se murmuraba entre el público. Así era, con los golpes de espátula simula a una batería, después bate huevos. Ya tiene sus fans en Mendizabala, donde repite esta noche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos