El español afronta confiado un futuro «diverso, inclusivo y tecnificado»

El director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, durante una charla en Córdoba (Argentina)./EFE
El director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, durante una charla en Córdoba (Argentina). / EFE

«Tenemos un idioma en expansión y vigoroso y no hay razón para el pesimismo», coinciden los directores de la RAE y el Cervantes

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCICórdoba (Argentina)

«El futuro del español pinta bien». Coinciden en afirmarlo tanto el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, como el director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, más que optimistas sobre el futuro de nuestro idioma en la clausura del VIII Congreso Internacional de la Lengua. Fue para ambos el congreso de «la libertad y la participación», en el que se debatió «con naturalidad» sobre lenguaje inclusivo o del español de las máquinas. Pero también sobre temas más espinosos, como los abusos de los conquistadores y de viejas polémicas sobre el presunto «imperialismo que supone denominar español en lugar de castellano» a nuestra lengua «rica y diversa».

«No hay razones para el pesimismo. Tenemos un idioma en expansión y vigorosísmo», dijo Muñoz Machado al cerrar «un congreso extraordinario, libre y participativo donde todos se han expresado en un diálogo encomiable sobre cuestiones que afectan al futuro inmediato del idioma». «Si se hacen las cosas de forma razonable, los casi 600 millones de hablantes, de los que más de 500 viven en América, tenemos por delante un camino compartido», coincidía García Montero, satisfecho por «la plena libertad en los debates». «La idea positiva y optimista de la que partimos en la apertura persiste y no hay ninguna razón para matizarla», apostilló Muñoz Machado.

«Quienes plantean que llamar a nuestro idioma español es imperialista y prefieren decir castellano, están equivocados» Santiago Muñoz Machado - director de la rae

Hubo voces críticas sobre la denominación del idioma como español o castellano que atajó Muñoz Machado. «Quienes plantean que llamar a nuestro idioma español es imperialista y prefieren decir castellano, están equivocados», dijo el director de la RAE. Aludía al poeta y traductor argentino Jorge Fondebrider, que sostuvo que al decir español se dejan fuera otras lenguas.

«Es el problema de la política que se filtra en el campo de la lengua. No hablo español, sino una variante de castellano, el rioplatense», indicó Fondebrider, que criticó que el rey Felipe VI y el presidente argentino, Mauricio Macri, inauguraran un congreso «en el que solo debería haber lexicólogos y lingüistas». «Hay intereses en juego», sostuvo el traductor. Criticó también que el idioma español se adscriba a la marca España y «que se disimule ahora con lo de España global», y que el diccionario de la lengua se califiquen muchos términos de 'americanismos' y no se especifiquen los 'españolismos'.

Torpeza

«Los españoles a veces somos torpes y pensamos que dejar bien a nuestro país es hacer mucho pecho repetir soy español, soy español….. El verdadero amor a España es dar una buena imagen de nuestro país en el mundo, hacer que nos quieran y hacernos querer», dijo García Montero. «Para eso sirve de poco decir que el español es marca España cuando los españoles somos apenas el 8%. No vayamos de ese modo por el mundo porque veremos que en México se indignan o en Argentina se convoca un contracongreso para denunciar el colonialismo español»,dijo.

«Debemos conseguir que el español tenga prestigio no sólo literario, si no también científico y técnico» propone García Montero, constando como la diversidad ha sido una de las claves del congreso en el que habló mucho de lenguaje inclusivo y sexista. «El debate sobre el lenguaje inclusivo está en la calle y lo plantea cada vez más personas para las que es muy importante una cierta utilización del lenguaje para visualizar la desigualdad de la mujer, pero esa desigualdad tiene otras procedencias; el lenguaje puede ser una manifestación más de la desigualdad», apuntó Muñoz Machado.

«Los españoles a veces somos torpes y pensamos que dejar bien a nuestro país es hacer mucho pecho repetir soy español, soy español…» García Montero - director del Instituto Cervantes

Será la calle la que imponga el uso inclusivo. «Las academias no impondrán un tipo de lenguaje distinto en el que se haga más visible la mujer; me hace gracia cuando hablan de la imposición por parte de la Academia de algunas fórmulas», dijo el director de la RAE. «Si hay algo lejano a la Academia es esa idea de que se presta a cualquier clase de poder imperativo en las soluciones lingüísticas. Basa toda su actividad en una autoridad ganada lo largo de tres siglos. Está para constatar como habla el pueblo, que es el dueño de su lenguaje. No es la Academia la que impone nada», dijo.

«Me parece importante no convertir la tecnología en la nueva divinidad. Ser conscientes de que somos los seres humanos los dueños de las máquinas», dijo García Montero sobre el lenguaje de la inteligencia artificial. «No se trata de cambiar nuestra manera de ver el mundo y nuestra conciencia para dejarnos arrastrar por las máquinas, que debemos poner al servicio de la dignidad humana», concluyó.

¿Nos vemos en Arequipa?

Mario Vargas Losa anticipó muy ufano el pasado miércoles que el próximo Congreso de la Lengua sería en Arequipa, su ciudad natal en Perú. Pero la cosa no está tan clara. El académico y premio Nobel «se anticipó al dar la noticia», reconocía el director de la RAE. «La Asale no lo ha decidido todavía ni ha debatido a la posibilidad de que el congreso del 2022 se celebre en la ciudad peruana», admitía Muñoz Machado. «Ya veremos qué pasa, pero debemos debatirlo. Aunque es muy probable que hagamos lo que Vargas Llosa ha dicho eso no quita que se haya anticipado a la decisión al anunciarlo».