Crítica de 'Litus' (2019): Personajes en off

Crítica de 'Litus' (2019): Personajes en off
Josu Eguren
JOSU EGUREN

Hay actores que son un subgénero en sí mismos, y ese es el caso de Quim Gutiérrez, un intérprete de mirada intensa y media sonrisa partida bajo la que siempre se esconde algún secreto desolador. Sin él no podría entenderse la adaptación de una obra teatral de Marta Buchaca que Dani de la Orden ha transformado en un festival de errores de casting encabezado por Álex García, Adrián Lastra y Belén Cuesta, inverosímiles los tres en la lectura e interpretación del núcleo duro de un grupo de viejóvenes que se reúne para invocar la memoria de un personaje en off.

Y esa es una de las claves del fracaso de 'Litus', que el personaje elidido no interesa ni como amalgama de ideas y motor de reflexiones vagas en torno al peterpanismo ni como interruptor de un entramado dramático que hace aguas desde su planteamiento. La unidad espacial y temporal en la que se desarrolla la acción de la película -un piso malasañero al alcance de unos pocos bolsillos acomodados- pierde peso a medida que se desarrolla la historia y los misterios se van revelando sin que el guion consiga conectar sus golpes en la mandíbula del espectador: primero lo intenta cruzando historias de amor interrumpidas antes de apelar a lo emocional intercalando pequeñas píldoras tragicómicas con un tremendismo de salón.

Tampoco el goteo de caras invitadas a una celebración fúnebre que no tarda en confesarse inspirada por 'Los amigos de Peter', de Kenneth Branagh, logra despertar del coma a una película que barrunta su desenlace desde el prólogo. ¿Quién es Litus? ¿Qué fue de Litus? Poco importa, y su recuerdo se extingue a medida que una canción de Iván Ferreiro subraya todo lo que Dani de la Orden se ha esforzado en sugerir con un trazo endeble y caricaturesco que resume en una merienda de idiotas inmaduros a toda su generación.

Litus

España. 2019. 90 m. (12). Comedia.
Director:
Dani de la Orden.
Intérpretes:
Marta Nieto, Álex García, Adrián Lastra, Miquel Fernández, Quim Gutiérrez.

Calificación: