La boda alternativa de Isma, de 'El Conquistador del Caribe', e Iraia en el Valle de Arratia

Esta pareja vizcaína ha tenido que aplazar su boda por la Covid-19, pero ha encontrado una bonita solución para celebrar su amor gracias a Forest Love

La boda alternativa de Isma, de 'El Conquistador del Caribe', e Iraia en el Valle de Arratia
Forest Love: WP María Santos; Foto: Pia Alvero
María Calvo
MARÍA CALVO

Este año está siendo un gran desafío para las parejas comprometidas. En medio de este caos y frente a la incertidumbre, los novios suelen plantear 2 escenarios diferentes: seguir adelante con la boda y celebrarla en la más estricta intimidad o aplazarla a 2021. Muchos de los que, por fuerza mayor, han tenido que posponer su enlace, han llevado a cabo un plan alternativo para conmemorar ese momento importante que pudo ser y no fue. En los últimos meses hemos presenciado celebraciones por videollamada desde el salón de casa, hemos sido oyentes de excepción de una boda radiofónica y ahora también hemos tenido la oportunidad de asomarnos al enlace atípico y emotivo de Ismael Pereira e Iraia Ocerin en pleno Valle de Arratia.

Forest Love: WP María Santos; Foto: Pia Alvero

Esta pareja vizcaína iba a celebrar su boda el 27 de junio en el restaurante Ganene, situado en el municipio de Laukiz. Por razones obvias, fijaron otra fecha para el 10 de junio de 2021, esta vez en la Finca Ziarsolo por cuestiones de disponibilidad. La pandemia arrasó con sus planes iniciales, pero no pudo con su ilusión, quizás por eso aceptaron sin pensarlo la propuesta que las chicas de Forest Love, María y Pia, pusieron sobre la mesa: simular su boda de una forma más íntima, pero con todo lujo de detalles, y plasmarla en una sesión de fotos muy especial. Un recuerdo que, sin duda, ayudaría a borrar el sabor agridulce que 2020 les había dejado.

Forest Love: WP María Santos; Foto: Pia Alvero

María Santos es la wedding planner de Life Moments Design y Pia Alvero la fotógrafa de Pia Alvero Fotografía. Juntas han formado un tándem creativo que promueve las celebraciones de todo tipo hechas de manera sostenible, al aire libre y con los espectaculares entornos naturales de Bizkaia como telón de fondo. Este proyecto surgió como un gesto espontáneo para ayudar a una pareja que estaba pasando por una situación similar al de Ismael e Iraia. Una casualidad que dio lugar a una «maravillosa locura» y terminó de cuajar durante el confinamiento. María y Pía siempre estuvieron convencidas de estar predestinadas «para hacer algo grande» y su pasión por la naturaleza, unida a la corriente sostenible por la que ya empiezan a apostar muchos sectores, terminaron de consolidad este sueño en común. De hecho, un reciente estudio desarrollado por Valmont Barcelona Bridal Fashion Week (VBBFW), la pasarela nupcial más importante de nuestro país y con más proyección internacional, advierte que esta industria tiene que empezar ya su proceso de transformación, implementando nuevas vías enfocadas a la sostenibilidad y el consumo ético para satisfacer a un público cada vez más consciente y exigente. Y en esto, Forest Love ya va un paso por delante.

Forest Love, «La aventura»

María y Pia presentan un concepto totalmente revolucionario que va mucho más allá de una mera sesión de fotos en el bosque. La clave de su éxito radica en una cuidada puesta en escena, en apostar siempre por proveedores locales y en reducir al máximo la generación de residuos que puedan ser perjudiciales para el medio ambiente. Cuando se enteraron de la historia de Ismael e Iraia no dudaron en presentarse, charlar con ellos y atar los cabos sueltos necesarios para hacer realidad su idea. «No pudieron celebrarlo a lo grande, por eso quisimos que tuvieran un recuerdo bonito con algo mucho más íntimo», aseguran. Aun así, no faltaron ni los votos, ni los vestidos de ensueño, ni los amigos más cercanos que se sumaron a esta acción.

Forest Love: WP María Santos; Foto: Pia Alvero

Eligieron como escenario idílico los montes de Dima, situado entre los parques naturales de Urkiola y Gorbea. Un lugar donde reside la pareja y también la fotógrafa, por lo que todo sería aún más cómodo y emotivo. Fijaron la fecha al 19 de septiembre y se pusieron manos a la obra. El público objetivo de Forest Love son los amantes de la naturaleza, algo que en el caso concreto de Ismael le va como anillo al dedo. Puede que su cara resulte familiar a muchos telespectadores vascos, puesto que fue uno de los concursantes de la decimotercera edición del famoso programa de EITB, «El conquistador del Caribe». Por este y otros motivos, la sesión no podía llevar otro nombre que no fuera «La aventura». «Vivir lo que se vivió cada segundo de ese día fue una aventura. Una aventura que nos llevó a ser partícipes de un momento único y sublime. Una aventura que nos invitó a superarnos, a aprender y a demostrar que los momentos mágicos llegan como ellos quieren», nos cuentan desde Forest Love.

Forest Love: WP María Santos; Foto: Pia Alvero

La novia fue vestida con un inconfundible diseño de Alicia Rueda, confeccionado en tul plumeti, con mangas abullonadas, detalles de encaje y bordados florales que pusieron las pinceladas de color a un día gris que amenazaba tormenta. Además, llevó unos pendientes XL de Anita Ribbon, y un tocado y una pamela de la misma firma, accesorios que muchas novias comienzan a utilizar en sustitución del tradicional velo. Del maquillaje y la peluquería se encargó Ainhoa Ledesma y Marsi Flowers hizo magia con la decoración floral. El novio, por su parte, llevó un tres piezas de sastrería Derby Gardeazabal, compuesto por una americana de terciopelo burdeos, chaleco y pantalón verde botella y una corbata fantasía con estampado floral.

Forest Love: WP María Santos; Foto: Pia Alvero

El factor sorpresa jugó un papel fundamental en esta pequeña celebración, ya que ni los propios novios supieron hasta ese mismo día que la sesión de fotos iba a tener una mesa digna de una boda real, realizada en este caso por Mesa Presidencial. También contaron con el catering de Ortutik ahora, con una tarta nupcial, de La Varilla Mágica, y hasta con un maestro de ceremonias, cuyo papel desempeñó uno de los 6 amigos la pareja. Por descontado, tampoco se imaginaron nunca que un par de caballos esperaban en lo alto del monte para poner un punto más bucólico si cabe a este magnífico paraje. Y es que jugar de manera consciente y respetuosa con el entorno es algo digno de mención en una época en la que el mundo necesita un respiro. «Cuidar los detalles es cuidar a la gente y al planeta», asumen desde Forest Love. Simples detalles que consiguen momentos mágicos y ambientes acogedores como el que crearon para Isma e Iraia, resumiéndose en imágenes para el recuerdo capaces de eclipsar pandemias.