Telepizza deja de repartir de noche en un barrio de Sestao por miedo a los robos

La entrega se hace en la esquina entre Txabarri y la calle La Iberia. /E. C.
La entrega se hace en la esquina entre Txabarri y la calle La Iberia. / E. C.

Después de sufrir varios incidentes en la zona de Txabarri, los empleados hacen las entregas en una plaza cercana donde hay cámaras de seguridad

SERGIO LLAMAS

Para los vecinos de la plaza de los Tres Concejos de Sestao, encargar comida a Telepizza a partir de las diez de la noche es un problema. Desde hace unos días, en lugar de llegar a casa, el encargo se recoge en la esquina de La Iberia, en un cruce vigilado por varias cámaras de seguridad. No se trata de un capricho. Es la decisión que se han visto obligados a tomar los repartidores por la sensación de inseguridad que hay en el barrio de Txabarri.

«A casa no», explican en el local cuando EL CORREO llama para encargar una pizza desde la plaza de los Tres Concejos. Son las once menos diez de la noche, y el particular toque de queda ya está en marcha. Para evitar incómodas esperas, el propio repartidor avisa por teléfono unos minutos antes de la entrega. Al llegar a la esquina, ya ha llegado al lugar previsto. El reparto se hace a los pies de la moto, en una zona bien visible, cerca de una farmacia y una sucursal de la BBK.

La medida no se ha extendido a otros locales de comida a domicilio de Sestao. En la Hamburguesería Kokolo remarcan que hasta ahora no han tenido ningún conflicto. «Llevamos años repartiendo y nunca ha pasado nada», aseguran.

La decisión se adoptó hace poco tiempo, pero en las redes sociales ha desatado la alarma de los residentes. «Ése es el nivel de seguridad que tenemos», denuncia la vecina que dio a conocer el caso de los repartidores de Telepizza en el grupo de Facebook 'Sestao Protesta'.

La administradora de la página, Marta Núñez, que es también la presidenta de la asociación de vecinos Sestao Aurrera, llamó a la propia cadena de comida para comprobar la información. «La situación es insostenible. A los repartidores les amenazan y les roban», se lamenta la mujer, quien teme que lo ocurrido «siente un precedente». «A ver si toman cartas en el asunto, porque es muy triste que no haya seguridad ni para que acuda un 'pizzero'», reivindica.

Manifestación

Sestao Aurrera anunció ayer una concentración para el día 2 de octubre, a las ocho de la tarde, frente a la escalinata del Ayuntamiento. Allí quieren denunciar la situación de conflictividad que se vive en la zona de Kueto y en la plaza de los Tres Concejos. «Reivindicamos más seguridad en el pueblo y que se tomen medidas contundentes», reclaman.

En el Ayuntamiento de Sestao tuvieron conocimiento de lo ocurrido a través de las redes sociales, y la Policía Local comenzó a investigar el asunto. Ayer, los agentes contactaron con la empresa para conocer la situación, ya que según subrayaron en el Consistorio, no se ha recibido ninguna denuncia. «Lo que nos han transmitido es que ha habido un intento de robo a un repartidor», precisaron los portavoces municipales, quienes recordaron que en la propia plaza de los Tres Concejos también hay instaladas varias cámaras de seguridad, y que la Ertzaintza repasa la imágenes cuando se interpone una denuncia. En todo caso, anunciaron que seguirán investigando este asunto.

Más allá de ese intento de robo señalado a la Policía Local, fuentes de la empresa de comida rápida consultadas por este periódico hablan de varios incidentes en las últimas semanas. Dos los habría padecido la misma persona y en el mismo día. Algunos de los problemas más habituales a los que se enfrentan estos trabajadores son los grupos de jóvenes que les quitan la carga, a menudo del propio compartimento que llevan en el vehículo.

 

Fotos

Vídeos