La factura de pasar por el quirófano: lo que cuesta una operación en los hospitales vascos

Unos cirujanos practican un trasplante. /
Unos cirujanos practican un trasplante.

Implantar una prótesis de cadera puede valer más de 18.000 euros. Un trasplante de médula supera los 137.000. La sanidad pública de Euskadi interviene a 323 pacientes de media cada día

IÑAKI JUEZ

Los pacientes que acuden a un servicio público de salud rara vez son conscientes de que algo tan habitual como visitar al médico o hacerse una radiografía tiene un precio. Nada es gratis, aunque a muchos se lo parezca. En el caso de las intervenciones quirúrgicas, los costes se disparan. Osakidetza realizó 118.049 el pasado año -más de 323 de media cada día-, un 4% más que el anterior. El desembolso medio que suponen las más frecuentes oscila entre 993 y 18.662 euros, según recoge el libro de tarifas que la Sanidad vasca actualiza cada mes de enero para poder facturar los gastos a entidades como mutuas o compañías de seguros privados, así como a otras comunidades autónomas a cuyos vecinos atiende. Otras cirugías más complejas y extraordinarias, como los trasplantes, pueden ascender hasta los 137.181 euros.

La operación más común en los hospitales vascos es la de cataratas, que devuelve la nitidez al ojo envejecido y que conlleva una factura de entre 993 y 4.194 euros, dependiendo de la gravedad del caso. Además de las intervenciones de este tipo, a las que el último ejercicio se sometieron 22.500 personas (91 al día) en la red de Osakidetza, se han disparado las de retina. En total se practicaron 5.700 en la red pública, un 90% más que en 2010, con un coste que oscila entre los 1.773 y los 8.831 euros. La mayoría de los pacientes son de avanzada edad.

Las intervenciones de cadera y rodilla también han experimentado un espectacular incremento en los últimos cinco años: el 35%. Como en el caso de las cataratas, la mayoría de los ciudadanos que se someten a ellas tienen edades comprendidas entre los 55 y los 75 años.

Implantar una prótesis en la cadera a estas personas -el 65% de ellas, mujeres, y en la mayoría de los casos afectadas por enfermedades degenerativas como artrosis y la artritis- cuesta entre 7.227 y 18.662 euros. Y sí es en la rodilla, entre 5.910 y 17.682. Solo la prótesis cuesta como mínimo 2.000 euros. No es casual que este tipo de cirugías sean las que cuenten con una mayor lista de espera en Osakidetza: 63 días de media, 13 más que la del conjunto de actividad quirúrgica del País Vasco

Las 10 cirugías más comunes y su coste máximo

1. Cataratas. 4.194 ¤
2. Retina. 8.831 ¤
3. Cadera 18.662 ¤
4. Rodilla 17.682 ¤
5. Hernias. 23.051 ¤
6. Partos 25.606 ¤
7. Cesáreas 20.881 ¤
8. Válvula corazón 65.471 ¤
9. Bypass 55.479 ¤
10. Marcapasos 21.278 ¤

Hernias y partos

Las operaciones para atajar los distintos tipos de hernias también se encuentran entre el listado de las operaciones más comunes, según Osakidetza. Su coste ronda desde los 4.869 euros, la más sencilla, hasta los 23.051 en el caso de las más complejas.

Y algo tan emotivo como traer un nuevo niño al mundo también está sujeto a las leyes económicas que marca el vil metal. Entre 2.255 y 25.606 euros, según la dificultad y el tipo de parto. Si es con cesárea, el coste puede variar desde los 3.825 hasta los 20.881 euros dependiendo de su complicación. Curiosamente, los alumbramientos de prematuros son más baratos ya que se mueven en una horquilla que oscila entre los 1.875 y los 7.075 euros. En el caso de los abortos, una intervención oscila entre los 1.911 y los 16.224 euros.

Entre las operaciones más comunes, y con un mayor coste, se encuentran las relativas al sistema cardíaco. El precio de operar sobre una válvula del corazón puede oscilar entre 26.151 y 65.471 euros. Practicar un bypass es un poco más barato, entre 23.595 y 55.479 euros. Y otra de las cirugías más frecuentes como es colocar un marcapasos tiene un presupuesto de entre 7.034 y 21.278 euros.

Las operaciones más caras

En el caso de las intervenciones más complejas, el coste se dispara. En este apartado, los trasplantes ocupan las primeras posiciones. El más caro es el de médula ósea, que puede llegar a los 137.181 euros. En 2015 se hicieron 48 intervenciones de este tipo, seis más que el año anterior. Le sigue el injerto de piel a un paciente que ha sufrido quemaduras extensas de tercer grado (119.578 euros). Una operación del sistema cardíaco ocupa el tercer puesto de este ranking: el implante de un desfibrilador en esta zona tan delicada del cuerpo puede ascender a 100.004 euros.

Las 10 operaciones más caras

1. Médula. 137.181 ¤
2. Injerto piel. 119.578 ¤
3. Desfibrilador. 100.004 ¤
4. Hígado-intestino 94.551 ¤
5. Cardíaco-pulmón 93.590 ¤
6. Injertos 73.239 ¤
7. Cardiotorácica 69.387 ¤
8. Riñón 64.165 euros
9. Craneotomías 59.725 ¤
10. Páncreas 58.488 ¤

A continuación figuran el doble trasplante de hígado e intestino (94.551 euros), así como el cardíaco y pulmonar (93.590). La intervención en un enfermo con quemaduras para realizarle injertos asciende hasta los 73.239 euros. Una reparación cardiotorácica también se se sitúa en este ranking de las cirugías más caras, con 69.387 euros. Y a más distancia se encuentra el dotar a un paciente de un riñón (64.165 euros), así como las craneotomías (59.725 euros).

Los últimos puestos de la lista de operaciones de mayor presupuesto lo ocupan el trasplante de páncreas, con 58.488 euros como máximo, y los injertos sobre quemaduras de grosor parcial (52.729). Un procedimiento para neoplasmas linfáticos puede llegar a los 41.955 euros. Todas estas operaciones son las que se llevan la mayor parte de los recursos humanos y económicos de Osakidetza en los quirófanos debido a su gran dificultad. En todo caso, y pese a los elevados gastos que conllevan este tipo de cirugías, está claro que salvar la vida a una persona condenada a una muerte segura debido a su delicado estado de salud no tiene precio. Aunque pase factura a las arcas públicas.