La Prensa internacional bendice Bilbao como sede de las finales de rugby

El periodista galo Jean-Baptiste Esculié espera el aviso para entrar en directo para Canal + Francia desde los aledaños de San Mamés./FOTOS: J. HERNÁNDEZ
El periodista galo Jean-Baptiste Esculié espera el aviso para entrar en directo para Canal + Francia desde los aledaños de San Mamés. / FOTOS: J. HERNÁNDEZ

Los periodistas desplazados valoran «la organización, el ambiente y la comida» y sólo señalan una pega: el precio de los hoteles

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Unos cuatrocientos profesionales, entre informadores y técnicos de medios escritos y audiovisuales, están acreditados para trabajar en las finales de rugby. De ellos, 340 llegan del extranjero: Irlanda, Reino Unido y Francia, cómo no, pero también Italia, Argentina, Turquía, Rusia o Ucrania. 115 países retransmiten los partidos. Sky Sport, beIN, France Televisión y TG4, entre otras, se reparten los derechos. ¿Cómo ha visto Bilbao esta legión de reporteros y comentaristas? ¿Qué contarán a sus audiencias?

Gavin Owens Cámara del Leinster «Es una ciudad amplia, acogedora, espectacular»

«Bilbao me parece increíble, espectacular», comenta Gavin Owens, el cámara del Leinster, mientras accede a San Mamés por la puerta de Prensa. Destaca «la comida, la gente, el buen ambiente de una ciudad muy tranquila...». Quedan dos horas todavía para la final del sábado y Owens compara Euskadi con esa Asturias donde pasó unos años «en un paisaje verde muy parecido, entre la playa y la montaña». Afincado en Dublín desde hace una década, está encantado con su trabajo para el equipo irlandés -que resultará campeón pocas horas después-, aunque reconoce que ha podido disfrutar poco de la villa. «Regresamos a las doce de esta noche -se refiere a la del sábado al domingo-, pero volveré a Bilbao de vacaciones». Owens apunta un detalle en el que coincidirán muchos de sus compañeros de Prensa. «Es una ciudad compacta, se puede ir caminando, y tiene calles y plazas muy amplias. Da la sensación de que hay espacio para todo».

LA CIFRA

340
periodistas extranjeros han recalado en Bilbao para las finales del fin de semana. 115 países han retransmitido los partidos a países tan lejanos como Turquía y Argentina.

Un vetereano de otras finales, Hugh Godwin.
Un vetereano de otras finales, Hugh Godwin.
Hugh Godwin | 'The I' «Fue una muy buena opción y una apuesta diferente»

Hugh Godwin trabaja para el diario londinense 'The I', una cabecera vinculada a 'The Independent'. «Es la primera vez que estoy en Bilbao. Aterrizamos en Santander el viernes. Me está gustando mucho la ciudad. He pasado la mañana cerca del Guggenheim, donde estaban muchos de los aficionados británicos y la mayoría se mostraban muy contentos de que las finales se disputen aquí. Cultura por la mañana y rugby por la tarde es una buena mezcla». «Si me preguntas por el contrapunto, te diré que se nota que esta es una ciudad de fútbol y no de rugby», añade. Estamos menos hechos a palpitar ante un balón ovalado.

«Creo que Bilbao es conocido por el museo, donde he pasado un par de horas y me ha encantado, y también por sus pintxos y su gastronomía. Personalmente, me ha sorprendido la ribera de la ría. Es muy bonita esa zona y la gente es muy agradable». Godwin es un veterano de las finales de rugby y pocos saben mejor que él si Bilbao ha estado a la altura. «He estado en bastantes finales: Edimburgo, Lyon, París, Dublín, Cardiff y algunas más. Bilbao ha sido una muy buen opción y una una apuesta diferente porque se aleja de los puntos habituales, de los lugares previsibles para un evento de este deporte. El año que viene le tocará el turno a Newcastle y creo que también será, en esa línea, una buena opción».

Jean-Baptiste Esculié Canal+ Francia «Las habitaciones son muy caras. Dormimos lejos»

Jean-Baptiste Esculié atiende a EL CORREO unos minutos antes de entrar en directo desde San Mamés para Canal Plus Francia. «¡Qué gran estadio! ¡Qué buen ambiente! Hay que hacer más finales en el País Vasco», se emociona el periodista francés. Sólo había estado previamente en San Sebastián para cubrir algún partido de rugby, el deporte en el que está especializado. «La gente de Bilbao ha recibido muy bien las finales». Sólo encuentra una pega. «Los precios de las habitaciones son muy altos y la afición no puede dormir en Bilbao. Nosotros mismos estamos en un hotel a 30 kilómetros de aquí», señala. «Eso creo que se puede mejorar. En lo demás, Bilbao es perfecto. Tiene la atmósfera que hace falta y la ciudad es muy compacta. Está todo cerca». Esculié sitúa a Bilbao al nivel de Lyon y deja ambas algo por debajo de Edimburgo «porque la capital escocesa es una ciudad donde se vive el rugby, que forma parte de su historia».

Valzer Simon, a punto de cruzar la puerta de Prensa de San Mamés.
Valzer Simon, a punto de cruzar la puerta de Prensa de San Mamés.

Valzer Simon Midy Olympique «Amplía las fronteras del rugby y es un descubrimiento»

Valzer Simon trabaja para el Midy Olympique, un diario deportivo francés centrado en el rugby. «Primera vez aquí. Es un descubrimiento esta ciudad. Estoy muy impresionado. La organización ha sido un éxito por la manera en la que la ciudad acoge y da la bienvenida al evento», destaca. Los transportes públicos han facilitado las cosas. «Tener el metro, puntual, durante toda la noche, es genial». Ha aprendido que está frente a 'La Catedral', «un estadio maravilloso donde el viernes vivimos una atmósfera impresionante». Condujo desde Toulouse «sin saber mucho sobre Bilbao, la verdad». «Estos días he leído los periódicos locales y veo que hay mucha información sobre rugby. Eso es muy bueno para el rugby en España y para este deporte de forma general. Tenemos que ampliar las fronteras».

Aficionado confeso de la gastronomía, «me ha apasionado la comida de aquí, aunque he estado muy liado y no he podido disfrutarla como me hubiera gustado». «Creo que este proyecto ha resultado un éxito. Honestamente, ha sido una gran evento», valora.

Peter Franks, micrófono en mano.
Peter Franks, micrófono en mano.

Peter Franks TRT World «Estoy alucinando con el estadio. ¡Me encanta!»

Peter Franks, de la televisión turca TRT World, entrevista a pie de calle a unos aficionados. «Volamos el martes desde Estambul. Estoy alucinando con el estadio. La ciudad es muy acogedora y me gustan los restaurantes. ¿Lo que menos me convence? Conducir y aparcar. Es bastante difícil, faltan plazas. Al tiempo lluvioso me he acostumbrado bien porque nací en el Reino Unido», ríe. «Por cierto, los hoteles para estos días son muy caros. Demasiado, ¿no? Lo demás, perfecto». Su cámara enciende la luz roja y ambos se sumergen en la multitud que rodea San Mamés pocos minutos antes de la gran final. Bilbao entra en directo para 115 países.