El nuevo portavoz de Sortu cree que España pone «todos los obstáculos» para el desarme de ETA

Arkaitz Rodríguez sostiene que el Estado «está más cómodo en el anterior escenario»

EL CORREO

España «no quiere la paz» y «sigue poniendo todos los obstáculos del mundo» para impedir el desarme de ETA, con una actitud «obstruccionista» e «irresponsable». Arkaitz Rodríguez, designado el sábado nuevo portavoz de Sortu, se mostró ayer muy crítico con el Gobierno del PP, justo el mismo día que el lehendakari, Iñigo Urkullu, instaba al Ejecutivo central a acercar a los presos de la banda terrorista a cárceles vascas antes de 2017. «El Estado español no tiene el menor interés de que pueda avanzarse en el proceso de normalización. Está más cómodo en el anterior escenario», sostuvo el dirigente abertzale en una entrevista en Radio Euskadi.

Rodríguez, que abandonó la cárcel a finales del año pasado tras cumplir condena por el caso Bateragune, abogó, en este sentido, por impulsar desde Euskadi los movimientos necesarios para solucionar todas las cuestiones que, en su opinión, están pendientes sobre víctimas, presos y la propia organización terrorista. «Esa responsabilidad (la de la normalización de Euskadi) va a caer en los que sí que anhelamos un futuro de paz completa, para todos», sostuvo. E insistió en que «ETA ha manifestado por activa y por pasiva su deseo de desarmarse» y, sin embargo, «el Estado español sigue poniendo todos los obstáculos del mundo para impedirlo».

El portavoz de Sortu pronosticó un Gobierno en España conformado por PP y Ciudadanos con la abstención del PSOE. Un Ejecutivo que, dijo, será «de lo más recentralizador», sin que quepa «esperar ningún cambio» sobre «las consecuencias del conflicto político y el proceso de normalización».