La pilotadora que trabaja en Zorrozaurre es la misma máquina que acudió en auxilio del pequeño Julen

La cimentación, la parte más compleja, acabará en unas semanas./
La cimentación, la parte más compleja, acabará en unas semanas.

EVA MOLANO

La pilotadora o perforadora que participa en las tareas pertenece a la empresa Cimentalia de Guadalajara. «Es de la misma firma y prácticamente la misma máquina que participó en la perforación del túnel para realizar el rescate del pequeño Julen», asegura Josu Batiz. La que fue transportada al municipio malagueño de Totalán era capaz de perforar pozos verticales de hasta 70 metros de profundidad con un diámetro de 1,5, sacando el material subterráneo al exterior.

En la isla de Zorrozaurre, el modelo utilizado excavará a menos profundidad, pero los agujeros que practicará serán de mayor anchura. Todas las empresas con las que ha contactado la adjudicataria de la obra del puente son de «primer nivel», pero la maquinaria es tan especializada y rara en el mercado que cualquier avería supone una auténtica faena. «Igual se rompe cualquier cosa y la pieza para poder repararla tarda quince días en llegar de Alemania», expuso. Junto a la pilotadora, una grúa de 250 toneladas de Keller se utilizó para las columnas de grava en el subsuelo del cauce.