Piden en los tribunales paralizar la ampliación de la Supersur al «caducar» el estudio de impacto ambiental

Una manifestación rechaza las obras para ampliar la Supersur/
Una manifestación rechaza las obras para ampliar la Supersur

Vecinos y ecologistas inician una campaña de recogida de fondos para afrontar los gastos de abogado y procurador, que ascienden a los 3.500 euros

Eva Molano
EVA MOLANO

Los ecologistas no están dispuestos a que una autopista termine con el valle de Bolintxu, la última joya natural de Bilbao. Por eso, han presentado un recurso contencioso administrativo ante un juzgado de la capital vizcaína con la intención de paralizar las obras de ampliación de la Supersur, que ya han arrancado en el barrio de Seberetxe.

La infraestructura discurrirá en superficie en dos puntos: Venta Alta y el valle de Bolintxu, donde se prevén dos viales de 166 metros de longitud a 40 metros de altura sobre el río. La Plataforma Ampliación Supersur Ez, que integran ecologistas y vecinos de los barrios de Irala, Buia, Rekalde, entre otros, ha iniciado una campaña de recogida de fondos en sus redes sociales para poder sufragar el procedimiento, que costará unos 3.500 euros.

El recurso carga contra la prórroga de la vigencia de la declaración de impacto ambiental del proyecto, que se formuló por medio de la orden foral del 26 de julio de 2012, en la que se imponía un plazo de vigencia del trámite del tramo – el 9, entre Peñascal y Venta Alta– de 5 años a contar desde su publicación en el boletín, el 19 de septiembre de 2012. «Así que caducó el 19 de septiembre del 2017 sin que hasta dicha fecha se hubiera solicitado su prórroga», explicaron. Sin embargo, La Diputación, en base a la Ley 21/2013, alargó su vigencia, aseguraron Juan Pallales y Enrique Vázquez, de la Plataforma Ampliación Supersur Ez.

Declaración de impacto ambiental en vigor

Y solicitaron sin éxito que se paralizara la ejecución, en tanto en cuanto «no se contase con una declaración de impacto ambiental en vigor». Además, esgrimieron, desde 2012 se ha cambiado el conocimiento de la zona de Bolintxu, han surgido nuevos valores, y la autopista apenas recibe la mitad del tráfico previsto. «¿Es necesario hacer esa autovía y destrozar la zona de mayor valor natural de Bilbao?», se preguntan.

La Plataforma ha reunido 4.500 firmas contra el proyecto. «Pese a los graves impactos previstos, se va a entrar. Se aconsejaba empezar las obras en verano u otoño por el proceso de reproducción de especies y las máquinas ya están en el barrio de Seberetxe. Las obras van muy rápido», han añadido los portavoces.

Así que seguirán «haciendo actividades de divulgación del Bolintxu y para dar a conocer lo que se va a destrozar». Este sábado, día 11, habrá actos toda la jornada en el barrio de Buia. A las 10 de la mañana, se realizará un paseo comentado por el Bolintxu y el impacto de la obra. Tres horas después, se ha organizado una comida popular. Ya a las cinco, una exposición de fotos y vídeos difundirá los valores naturales de la zona. A las 18.00 horas, se formará una gran cadena humana «para salvar el Bolintxu». El día terminará con conciertos entre las 19.30 y las 22.00 horas. Los tickets de la comida se podrán comprar hasta el día 9 de mayo en la sede de los ecologistas de la calle Pelota, en la HegoEtxea de Irala y la Kultur Etxea de Buia. La Plataforma pretende seguir incrementando sus apoyos mediante la divulgación y llevar la defensa del Bolintxu al debate público de las elecciones.

Más información