Un perito cifra en 1,2 millones el dinero pagado en Alonsotegi por obras falsas

Vecinos de Alonsotegi se han manifestado en los últimos años contra «la corrupción» en el municipio./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Vecinos de Alonsotegi se han manifestado en los últimos años contra «la corrupción» en el municipio. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El experto, contratado por el Consistorio, confirma al juez que investiga una posible malversación de fondos la existencia de proyectos que «no se ajustan a la realidad»

Josu García
JOSU GARCÍA

Edificios diseñados para dos alturas y que sólo disponen de planta baja. Un bar que debería estar en una ubicación determinada y se encuentra realmente en el extremo contrario. O certificaciones con conceptos de obra que se repiten una y otra vez en diferentes proyectos, algunos de ellos ya ejecutados. Están son algunas de las irregularidades que aparecen en el informe pericial que el Ayuntamiento de Alonsotegi ha presentado ante el juez que investiga una presunta trama de falsos certificados de obra para desviar fondos públicos de la localidad encartada entre los años 2008 y 2011.

El autor de la auditoría, el arquitecto colegiado número 4.689, cree que ha podido haber «un perjuicio» de 1,22 millones a las arcas públicas. El experto independiente fue contratado por el propio Consistorio, gobernado con mayoría absoluta por el PNV, para fiscalizar una serie de proyectos que fueron ejecutados durante el mandato del también jeltzale Aitor Santisteban.

Este exalcalde es uno de los tres imputados por delitos de prevaricación, falsificación de documentos públicos y malversación. Los otros dos implicados son un técnico local y un arquitecto externo. Este último también está involucrado en la investigación judicial del agujero generado por la sociedad pública Alonsotegi Eraikiz. Ambos casos han despertado un movimiento vecinal que no duda en hablar de «corrupción» y culpa a los políticos de que el municipio sea uno de los cinco más endeudados de Euskadi. Sus cuentas llegaron a ser intervenidas por la Diputación.

El arquitecto que firma el informe declaró ayer ante el titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barakaldo. Se ratificó en su trabajo, que cifra en 1,22 millones de euros el daño sufrido por el Consistorio en relación a cuatro proyectos municipales de cierta entidad (reforma del campo de fútbol y urbanización del eje de Loibe, entre otros) que se desarrollaron hace unos años en Alonsotegi y que recibieron subvenciones tanto por parte de la institución foral como por el Gobierno central. De hecho, el Estado está personado también en el proceso como parte perjudicada y sus abogados ya cifraron el presunto daño causado a las arcas generales en 461.000 euros.

Menos de 100.000 euros

Lo que más sorprende de la auditoria, a la que ha tenido acceso EL CORREO, es el elevado volumen de dinero que el experto considera que se facturó «en exceso». El profesional habla de 1,22 millones que se habrían pagado de más por parte del Consistorio. De hecho, el perito estima que el valor del conjunto de obras realmente ejecutadas difícilmente superaría los 100.000 euros. Y que muchos de los epígrafes se repiten en los diversos proyectos o están totalmente inflados. Así, por ejemplo, llega a la conclusión de que los accesos al campo de fútbol municipal no fueron realmente realizados, como ya denunció en su día EH Bildu.

El especialista encuentra, además, que falta buena parte de la documentación original y que algunos de los proyectos «no se ajustan en absoluto a la realidad ejecutada». De hecho, pone el acento en que, en muchos casos, «no se encuentra relación alguna entre el presupuesto del proyecto técnico visado, la certificación final de obra y la realidad física existente».

 

Fotos

Vídeos