El Ayuntamiento firma el pacto por la Movilidad para un Bilbao más ecológico y con menos coches

Los grupos municipales celebran el acuerdo./Manu Cecilio
Los grupos municipales celebran el acuerdo. / Manu Cecilio

Todos los grupos políticos que conforman el Consistorio han acordado 16 principios para reconvertir la villa en una ciudad más saludable

Eva Molano
EVA MOLANO

Todos los partidos del Ayuntamiento de Bilbao suscribieron este lunes, en el Salón Árabe del Consistorio, el Pacto por la Movilidad Urbana Sostenible, que ha tardado tres años en gestarse. Se trata del segundo acuerdo de mayor consenso en la Corporación, tras el alcanzado por la Seguridad, que aunaba medidas policiales y sociales. «Trata de cambiar el paradigma de la movilidad en la ciudad. Ayer, se empezó otro camino, que busca la mejora de la salud y reducir las emisiones de gases en un 50% en 2030 cumpliendo nuestro compromiso con Greenpeace», ha explicado Alfonso Gil. El Pacto recoge 16 principios, hacia los que están dirigidas «las acciones que se recogen en el Plan de Movilidad» (PMUS) que presentó el Ayuntamiento la semana pasada. Entre ellos están priorizar la calidad de vida de los vecinos, calmar el tráfico, avanzar hacia la electrificación del parque móvil, limitar el impacto acústico del tráfico, incentivar los modos de transporte sostenibles y crear un foro por la movilidad sostenible en Bilbao. El área que dirige Gil ya ha comenzado a preparar la constitución de esta comisión, que se reunirá dos veces al año para seguir las 54 medidas que contempla el PMUS. Formarán parte de él todos los partidos que han suscrito el Pacto, además de las asociaciones y colectivos que hayan tomado parte en el proceso de participación ciudadana y que también lo suscriban. Este acuerdo por la movilidad vendrá acompañado por un plan para potenciar el uso de la bicicleta, – denominado plan ciclable– otro de electrificación del parque – Gil pretende que dentro de 12 años, el 20% del parque móvil de Bilbao sea eléctrico–, otro proyecto para mejorar los aparcamientos y uno último para fomentar la igualdad en el transporte público. Las mujeres son las principales usuarias y se tratará de conseguir que los hombres lo utilicen por igual.

El Ayuntamiento cundirá con el ejemplo y empezará a aplicar antes de que finalice la legislatura en un año un plan de movilidad propio para que sus más de 2.300 trabajadores dejen a un lado el vehículo. Gil insistió en que «estamos en una nueva era» de la movilidad. El coche dejará de tener preferencia en la ciudad, y eso permitirá al peatón ganar espacios de disfrute. Se crearán corredores peatonales, itinerarios anchos y seguros, de tal forma que las personas con movilidad reducida y los mayores puedan recorrer la ciudad andando de norte a sur y de este a oeste.

Los grupos

El portavoz municipal de Ganemos Goazen Bilbao, Francisco Samir Lahdou, explicó que es una propuesta «de mínimos que habrá que llevar más lejos» que la oposición «ha podido mejorar en aspectos como la electrificación del sistema de trasporte, la potenciación del uso de la bicicleta y el calmado del tráfico para hacer de Bilbao una ciudad más amable y accesible». Ganemos echa de menos «un análisis de necesidades de movilidad de los barrios o abordar el impacto del tren en una visión más global». La portavoz de UdalBerri, Carmen Muñoz, ha valorado que se aborde la igualdad en la movilidad. «Bajar los desplazamientos es una prioridad y trabajar para conseguir que Bilbao sea más amable, más sostenible y más bella, logrando una movilidad segura, sostenible, inclusiva, saludable y con perspectiva de género. El plan tiene un horizonte amplio, en 2030. Pedimos que fuera de la mano con el de PGOU y no se ha hecho de forma paralela. Vemos que faltan indicadores. Peca de demasiado liviano pero confiamos en que podemos corregirlo. Este grupo ha liderado la inclusión de la perspectiva de género en el plan. Se han cocinado a fuego lento, tres años de trabajo y con un trabajo participativo amplio». El portavoz del PP, Luis Eguiluz, ha asegurado que «somos capaces de ponernos de acuerdo en beneficio de todos los vecinos de Bilbao. La actitud de quien comanda el área ha sido de trabajo. Tenemos algunas dudas, en relación a peatonalizaciones, peajes a establecer, limitaciones al tránsito... Pero por encima de todo, se ha buscado el consenso... Estamos firmando principios generales, y entre todos iremos enriqueciendo el plan», ha asegurado. Aitziber Ibaibarriaga (EH BILDU) también ha puesto de manifiesto que «con voluntad, trabajo y diálogo, todo se puede» aunque ha lanzado al «señor Aburto» que «quien quiera utilizar los pactos como herramienta de marketing político, se queda solo en la foto».

Ibaibarriaga ha recordado que «ya la pasada legislatura pasada EH Bildu pidió que se pusiera en marcha un PMUS, que fue rechazado. Este plan tiene algunas carencias pero es un punto de partida. La portavoz del PNV, Nekane Alonso, aseguró que «dejando a un lado protagonismos, diferencias y palabras gruesas lo que tenemos que poner en valor es el acuerdo que hemos alcanzado. La movilidad es esencial en una ciudad, se trata de mejorar la salud de todos los ciudadanos de Bilbao, además de tener en cuenta la perspectiva de género y al 51% de la ciudadanía». El alcalde, Juan Mari Aburto, que también se fundió en un abrazo con Alfonso Gil tras la foto de grupo, ha explicado que «en Bilbao estamos dando los pasos necesarios para una ciudad más amable, justa, igualitaria y sostenible social y urbanísticamente, que las personas sean siempre el centro. Un ejemplo es este Pacto, sin excusas sin fisuras y sin mirar de reojo al de al lado». E insistió en que «en el equipo de gobierno siempre buscamos acuerdos amplios, a veces es posible y a veces no, para llevar adelante politicas de futuro para mejorar la vida de ciudadanos. Este pacto nos garantiza más espacios para los peatones en detrimento del vehículo y sin mermar la dinamización económica y cultural».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos