La decisión de aparcar la Línea 5 del metro indigna a los vecinos de Galdakao

Estación de Euskotren de Zuazo, a las afueras de Galdakao. /JORDI ALEMANY
Estación de Euskotren de Zuazo, a las afueras de Galdakao. / JORDI ALEMANY

Dicen que las opciones barajadas olvidan a los barrios y consideran los estudios informativos «un engaño» para dilatar una solución que reclaman desde hace 12 años

A. ANDUEZA / L. PÉREZ

La decisión de desterrar definitivamente la Línea 5 y que el metro llegue a Galdakao generó ayer una lluvia de reacciones en la comarca de Nervión-Ibaizabal. Basauri y Etxebarri recibieron la noticia de manera templada, pero en Galdakao cayó como un jarro de agua fría. Y es que los vecinos están cansados de un proyecto que han reclamado repetidamente, pero que siempre se les ha mostrado esquivo. El Ayuntamiento, por su parte, optó por mantener la calma y esperar. «Seguimos solicitando una conexión ferroviaria en condiciones con Bilbao. A partir de ahí, estamos a la espera de que el Gobierno vasco y la Diputación concreten de forma oficial y detallada qué modelo tienen en mente», señaló Ibon Uribe.

En EH Bildu no se mostraron tan complacientes. «Llevan años desde el PNV vendiéndonos la Línea 5 de metro y nos hablan ahora de utilizar Euskotren. Sin embargo, dejan los barrios alejados del transporte público», criticó Iñigo Hernando, concejal de la formación soberanista, que el pasado junio presentó una solución alternativa sirviéndose precisamente de Euskotren. Su propuesta mantenía el mismo trazado que el quinto ramal del suburbano, pero con paradas en Aperribai y Bengoetxe. La novedad es que pedían modificar el tramo a partir de Galdakao centro, para enlazar desde allí con la ruta que lleva a Arratia, Durango o Bermeo.

Para los residentes, la realización de un estudio que analice la conexión de la actual línea de tren con Sarratu, en Basauri, pero no con una vía de metropolitano y sin construir nuevas estaciones, es «un engaño». «Llevamos reivindicando la Línea 5 desde 2006, cada vez nos sentimos más engañados por los políticos. La decisión que se va a tomar no tiene en cuenta a los barrios. Se tendrán que poner lanzaderas para llegar a la estación de Zuazo, que también quedará muy alejada del núcleo urbano», advirtió Mari Paz Losada, de la asociación de vecinos, indignada porque «llevamos la friolera de 12 años pidiendo el metro. En Rekalde lo van a construir y eso que faltan muchos estudios aún por hacer». También reprochan que la llegada del suburbano al barrio bilbaíno cueste «100 millones más que la nuestra». Losada aprovechó para recordar que el metropolitano transportaría a 240.000 personas al año al hospital, entre personal médico, pacientes y familiares.

A su entender, la decisión del Ejecutivo de encargar dos nuevos estudios informativos para ver si los ramales 4 y 5 son necesarios, es «una pérdida de tiempo». «Es alargar el problema para salvar las próximas elecciones, así parece que hacen algo y no se mojan. Se ha gastado demasiado en estudios y si se elige no hacer el metro, todo ese dineral caerá en saco roto», sentencian.

«Por el buen camino»

En Basauri, el añcalde llamó a la tranquilidad. Andoni Busquet apuntó que «mientras se siga mejorando la calidad del transporte público, permitiendo además una mejor conexión con Galdakao y el hospital, y se abra una nueva estación en Sarratu, seguimos por buen camino». A falta de más detalles, el alcalde de Etxebarri, Loren Oliva, recordó que «desde el principio hemos apoyado el proyecto del quinto ramal. Cualquier proyecto de mejora de la movilidad comarcal debe partir de una conexión eficaz con el hospital». El regidor recordó la «importancia de la estación intermodal de Sarratu, que facilita la conexión de las Líneas 1, 2 y 3 con la 5 y Euskotren».

El PP pedirá explicaciones por el retraso a Rekalde

El PP vasco pedirá explicaciones a la consejera Arantza Tapia por los nuevos retrasos anunciados el miércoles por su departamento en la construcción de la línea 4 de metro. Este proyecto conectaría los barrios de Rekalde e Irala con el centro de Bilbao. «Nos parece una falta de respeto que después de 10 años la respuesta a estos vecinos sea la promesa de nuevos estudios», criticó la parlamentaria Nerea Llanos. Los populares consideran que el Gobierno vasco «no tiene ninguna intención» de atender a las necesidades de los vecinos de estos barrios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos