Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Joseba Segura, un obispo de la cantera

Poco después de su regreso a Euskadi, Segura tomó las riendas de la parroquia de los santos Justo y Pastor, en Otxarkoaga./jordi alemany
Poco después de su regreso a Euskadi, Segura tomó las riendas de la parroquia de los santos Justo y Pastor, en Otxarkoaga. / jordi alemany

Con su nombramiento como prelado auxiliar, el Vaticano salda una deuda histórica con la iglesia de Bizkaia

Pedro Ontoso
PEDRO ONTOSO

El salto ha sido de vértigo. En 1998 Joseba Segura era el 'secretario' que asistía a Juan María Uriarte, entonces obispo de Zamora en circunstancias complejas, en la logística secreta para sentar en la misma mesa a los dirigentes de ETA y a los representantes del Gobierno de Aznar tras la tregua de Lizarra. Fue la primera de una larga lista de encomiendas para conseguir el fin de la violencia en Euskadi, siempre con el aval de sus jefes y el conocimiento de los responsables de la curia vaticana. Veinte años después, aquel sacerdote que vivía a caballo entre Rekalde y Zeanuri ha sido nombrado por la Santa Sede obispo auxiliar de Bilbao en lo que puede ser el comienzo de una prometedora carrera eclesiástica, n. Tiene quince años por delante.