El oleaje azota la costa vizcaína y obliga a acordonar el espigón de Lekeitio

Una ola rompe contra el espigón de Lekeitio. /IGNACIO PÉREZ
Una ola rompe contra el espigón de Lekeitio. / IGNACIO PÉREZ

El Cantábrico permanece en alerta ante un estado de la mar muy gruesa debido a las rachas de viento

Iñaki Juez
IÑAKI JUEZ

Los vizcaínos que hayan madrugado para dar un paseo por los diferentes puntos de la costa vizcaína se habrán encontrado con unas imágenes espectaculares. Grandes olas se quiebran contra arenales y espigones, como el del puerto de Lekeitio que ha tenido que ser acordonado para evitar posibles accidentes. Ante esta situación meteorológica de fuertes vientos y mar picada, la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha activado el aviso naranja por riesgo costero para todo el Cantábrico.

Por su parte, Euskalmet activó el lunes para todo el día de hoy el aviso amarillo para la navegación en las dos primeras millas de la costa vasca por olas que pueden llegar hasta los cinco metros de altura. La Agencia Vasca de Meteorología atribuye el estado de la mar muy gruesa al viento del noroeste, que soplará con fuerza durante toda la jornada y que será el culpable, además, de acentuar la sensación de frío.

De hecho, las temperaturas diurnas bajarán de manera acusada, con máximas entre 8 y 12 grados. También se esperan lluvias frecuentes y abundantes en la mitad norte de Euskadi y ocasionales en la sur.

Según Euskalmet, para el jueves la situación meteorológica mejorará con lluvias sólo durante la primera parte del día. El viento, que soplará del oeste durante gran parte de la jornada, amainará bastante y desaparecerán las grandes olas de las costas vizcaínas. Las temperaturas subirán ligeramente en toda la zona cantábrica.