El edificio de Harino Panadera albergará el futuro centro de salud de Irala

El antiguo edificio de Harino Panadera albergará el centro de salud./ BORJA AGUDO
El antiguo edificio de Harino Panadera albergará el centro de salud. / BORJA AGUDO

Su apertura obligará a reubicar a los funcionarios del área de Salud y Consumo del Ayuntamiento

XABIER GARMENDIA

Los 24.000 vecinos de Irala y Amezola ya tienen sobre la mesa la ubicación concreta en la que se habilitará un nuevo centro de salud de Osakidetza. Tras analizar varias sedes por la zona, el Ayuntamiento de Bilbao y el Departamento vasco de Salud han acordado que el antiguo edificio de Harino Panadera es el espacio idóneo para el nuevo equipamiento, una reivindicación historica de los residentes. Así lo ha anunciado la concejala de Salud y Consumo, Yolanda Díez, quien ha reiterado el «compromiso» del equipo de Gobierno por la atención primaria.

La ubicación del futuro centro de salud era un secreto a voces desde hace tiempo. De hecho, el propio consejero de Salud, Jon Darpón, lo deslizó durante la presentación del proyecto presupuestario para este año, que finalmente fue rechazado. Osakidetza había reiterado en varias ocasiones su interés en habilitar el nuevo equipamiento y facilitar el acceso a los residentes cercanos, que ahora deben desplazarse a los ambulatorios de Bombero Echániz, Rekalde y Miribilla. No obstante, todo pasaba por el Ayuntamiento, que debía ceder un local municipal. Ese movimiento se ha retrasado durante meses hasta que este jueves se ha anunciado por sorpresa durante el pleno ordinario de febrero.

El antiguo edificio de Harino Panadera era el emplazamiento deseado por todos los agentes implicados dada su importancia histórica para el barrio, sus dimensiones y su propia ubicación, justo en el límite entre Irala y Amezola. Sin embargo, cualquier decisión necesitaba del respaldo del área de Salud y Consumo, que tiene allí su sede desde que se rehabilitó el inmueble. Las instalaciones reúnen todos sus servicios excepto la Oficina de Atención al Consumidor y los funcionarios estaban muy cómodos con el equipamiento, pero el Consistorio ha querido primar el interés ciudadano. Así, Díez ha agradecido la «generosidad, sentido común y responsabilidad» de los trabajadores municipales.

Por el momento, no hay plazos previstos para su apertura, aunque sí está dentro del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) junto a posibles nuevos equipamientos en Ibarrekolanda, Uribarri y Zorrozaurre. Además, se debe concretar la nueva ubicación de los funcionarios del área de Salud y Consumo, aunque no se descarta que los laboratorios permanezcan en el edificio de Harino Panadera.