La Diputación pagará 1,3 millones al año por instalarse en la torre BBVA a partir de 2021

Vista de la antigua torre del BBVA, que ahora ocupará la Diputación y Primark, en la Plaza Circular. /Jordi Alemany
Vista de la antigua torre del BBVA, que ahora ocupará la Diputación y Primark, en la Plaza Circular. / Jordi Alemany

La institución foral trasladará a 1.000 de sus 3.000 funcionarios a las 15 plantas que ocupará en el edificio

SERGIO GARCÍA | JESÚS J. HERNÁNDEZ

Cuando el pasado febrero la diputada Ibone Bengoetxea anunció que la Diputación pretendía crear una gran sede foral que reuniera a 1.000 de sus 3.000 empleados, este periódico ya avanzó que el edificio con más posibilidades era la torre del BBVA. Reunía todos los requisitos: un inmueble singular enclavado en el corazón de Bilbao, vacío y situado a escasos metros de la futura estación del Tren de Alta Velocidad, a medio camino entre el Palacio foral y las Juntas. Ayer, durante el Pleno de Política General celebrado en Gernika,Unai Rementeria anunció la mudanza de forma oficial y tiró de «una metáfora que explica el porqué».

Según recordó el diputado general, «cuando ese edificio se apagó, también se apagó el peso financiero de Bilbao, de Bizkaia. Fue el final de una época. Esta Diputación vuelve a encender la torre y una nueva época que alumbre ideas y negocios nuevos, que contribuya a generar empresas, recupere nuestro peso económico, refuerce el perfil innovador y nuestro carácter emprendedor». Con la esperanza de que «se convierta en un faro para Bizkaia» a partir de 2021.

El emblema del Bilbao financiero pasará a llamarse Torre Bizkaia, pese a que la institución foral estará «en régimen de alquiler» y ocupará sólo las quince plantas superiores, unos 12.000 metros cuadrados. Según ha podido saber EL CORREO, pagará 1,3 millones de euros al año al fondo de inversiones Angelo, Gordon & Co, que recientemente ha adquirido la torre por cerca de 100 millones de euros al BBVA. En los cinco primeros pisos abrirá la multinacional del textil irlandesa Primark, que no inaugurará estas instalaciones hasta 2020.

Sedes actuales de Diputación en Bilbao.
Sedes actuales de Diputación en Bilbao. / C. Zafra

En «el corazón de la torre» también se ubicará el anunciado centro internacional de emprendimiento. Empresas referentes de Bizkaia, inversores y jóvenes con ideas innovadoras saben que su sitio estará aquí. Una nutrida representación de actores globales del ámbito de las «startups» y la innovación abierta, como Techstars, la aceleradora más importante del mundo, con sede en Boulder (Colorado), o MassChallenge y Cambridge Innovation Center (CIC), ambas de Boston, les ayudarán a sacar adelante sus iniciativas.

La Diputación eludió ayer dar pistas sobre qué áreas y qué servicios al ciudadano serán trasladados a este bastión de 88 metros de altura. Pero hay algunas líneas maestras que se pueden esbozar. El edificio de Hacienda en la calle Capuchinos «no cambiará porque aglutina mucha atención al público con unas necesidades concretas», según explicaron en su día fuentes forales. El Palacio y la biblioteca foral, historia viva de la institución, resultan intocables. Pero la sede de Acción Social en Ugasko tiene las horas contadas. Mal comunicada, con 350 funcionarios y un amplio ramillete de gestiones, está casi obligada a la mudanza.

El precedente: del 'no' a la Torre Iberdrola al asalto del BBVA

La Administración vizcaína tiene 33 sedes repartidas por la capital vizcaína y la idea de unificarlas se remonta a los últimos años de Josu Bergara en el Palacio foral. El Ejecutivo de la época llegó a tasar los 26 inmuebles que tenía en propiedad para financiar el salto a un edificio emblemático que estaba proyectando el argentino César Pelli en Abandoibarra. Aquella llamativa torre de cristal acabaría en manos de Iberdrola después de que su predecesor, José Luis Bilbao, desechara la idea en su primera rueda de prensa después de ser elegido en 2003. Bilbao siempre defendió que la fuerte crisis que llegó años después le daba la razón. Pero la idea de la reunificación de los servicios regresó con fuerza bajo el marchamo de Rementeria. Eso sí, ahora no se baraja una compra sino el pago de un alquiler de 1,3 millones de euros a un fondo de inversión. Y es que la antigua torre del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) fue adquirida recientemente por Angelo, Gordon & Co.

147 millones en sedes

La Administración vizcaína dispone de 33 sedes en la capital vizcaína. Sólo 7 de ellas son alquiladas -cuestan a las arcas públicas 1,3 millones de euros al año, lo mismo que ahora se abonará- y las otras 26, de su propiedad, están valorados en 147 millones de euros. De haber optado por la compra, o de hacerlo en el futuro, se recurriría a ellos. Actualmente, sólo la limpieza y electricidad de las instalaciones supone una sangría de 14,2 millones de euros anuales. La ineficiencia de un entramado tan amplio quedó constatado en un reciente estudio de la consultoría Pricewaterhousecoopers. Hay áreas forales con cinco sedes distintas. Empleo, Inserción Social e Igualdad, con técnicos similares en tres ubicaciones, es una de las candidatas a acabar en la torre. Ahora encargarán un nuevo estudio para determinar definitivamente qué puede ubicarse en la nueva Torre Bizkaia.

Las claves

Gasto.
La Diputación abona lo mismo por los siete edificios que en estos momentos tiene alquilados.
Startups.
Dedicará cuatro plantas al centro internacional de emprendimiento, «lo verdaderamente valioso»
Críticas.
«Lo que parece el faro de Alejandría puede convertirse en 'La torre oscura' de Stephen King»

A la oposición, la idea no acaba de convencerle. «¿Va a la torre para sacarle lustre a las cinco plantas de un centro comercial?», le preguntó Arantza Urkaregi (EH Bildu). «¿Quiere encender faros o apagar las luces de los comercios cercanos?», insistió. Arturo Aldecoa, del Grupo Mixto, le advirtió de que «lo que para algunos parece el faro de Alejandría, para otros puede ser 'La torre oscura' de Stephen King».

Rementeria precisó que «lo verdaderamente valioso será el centro de emprendimiento», un proyecto en el que agradeció «la implicación directa y personal del alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, sin el que no habría sido posible». El acuerdo entre ambas instituciones podría firmarse a finales de octubre y el diputado general dejó caer que no descarta «la incorporación de nuevos agentes». «Es un proyecto transformador, un ecosistema de emprendimiento e innovación, que puede marcar un antes y un después (...). «Tenemos tiempo para hacerlo y queremos hacerlo muy bien», recalcó. «Estamos muy cerca de verlo, de tocarlo. Los próximos meses serán determinantes».

El comprador: el fondo Angelo Gordon, dueño del rascacielos

Finalmente se ha despejado el futuro de uno de los activos inmobiliarios más golosos de Bilbao, convertido de un tiempo a esta parte en campo de operaciones para fondos de inversión inmobiliaria de todo el mundo. El comprador es la firma Angelo, Gordon & Co., un asesor privado dedicado a inversiones alternativas. La firma fue fundada en 1988 y actualmente administra más de 28.000 millones de dólares.

La compañía, señala su página web, «busca obtener retornos absolutos con baja volatilidad». Su objetivo pasa por ofrecer dividendos consistentes en todos los ambientes del mercado «a través de negocios rentables y estables», una filosofía que encuentra un terreno abonado tras la salida de la crisis y el afán de grandes empresas y fortunas para desprenderse de sus activos. Estas estrategias se desenvuelven con comodidad en el tejido comercial, hotelero, residencial y, como ha quedado demostrado, también de la Administración pública.

 

Fotos

Vídeos