Urdaibai Bird Center coge alas

Visitantes hacen cola para acceder al centro ubicado en Gautegiz Arteaga. /  U. B. C.
Visitantes hacen cola para acceder al centro ubicado en Gautegiz Arteaga. / U. B. C.

El observatorio para la investigación de aves de Gautegiz Arteaga registró la cifra récord de 39.292 visitantes el pasado año

IRATXE ASTUI GAUTEGIZ ARTEAGA.

Urdaibai Bird Center de Gautegiz Arteaga aumenta su tirón año tras año entre los amantes de la avifauna. Este museo vivo de la naturaleza, abierto al público para el disfrute del mundo de las aves y sus migraciones, de hecho, recibió a un total de 39.292 visitantes en 2018. Esta cifra supone un incremento de cerca de un 6 % respecto al ejercicio anterior y un nuevo récord de usuarios en las instalaciones ubicadas en las marismas de la única reserva de la biosfera en Euskadi.

Del total de visitantes, el 55 % ha llegado de dentro de Euskadi y Navarra, mientras que un 27 % pertenecía a otras comunidades españolas y un 16 % a otro países europeos. «Sobre todo Francia, de donde ha venido un 6 % de los aficionados a la observación de las aves, seguida del Reino Unido y Alemania», apuntaron desde el Bird Center.

Los datos «corroboran el buen funcionamiento de este museo vivo de la naturaleza en el que se puede disfrutar de las aves migratorias y sus increíbles viajes», aseguraron desde la Sociedad de Ciencias Aranzadi que gestiona el equipamiento inaugurado en 2012. Por otro lado, 146.833 personas han utilizado las actividades que el centro ha promovido a través de su página web -www.birdcenter.org- y entre las que figura la posibilidad de observar en directo el comportamiento de las aves de la marisma o seguir vía satélite el viaje del águila pescadora por el continente africano.

Además, el recinto posibilita la realización de multiconferencias de escolares de diferentes partes del mundo. Asimismo, más de 3.000 estudiantes visitaron las instalaciones de Gautegiz Arteaga en 2018. Pese a este notable incremento anual de su tirón entre el público, Urdaibai Bird Center ha estado a punto de quedarse sin ayuda foral este año. Finalmente no ha sido así, pero lo cierto es que las subvenciones otorgadas por al Administración foral han caído en picado en los últimos ejercicios.

De hecho de los 200.000 euros anuales que percibía el recinto para su funcionamiento entre 2013 y 2016 se pasó a la mitad en 2017 y a un total de 60.000 euros el pasado año y también el presente.