Lekeitio tira del turismo en la comarca de Lea Artibai

Hosteleros y comerciantes reivindican actuaciones para atraer al turismo en invierno. / MAIKA SALGUERO
Hosteleros y comerciantes reivindican actuaciones para atraer al turismo en invierno. / MAIKA SALGUERO

Se consolida como uno de los atractivos más visitados con la afluencia de cerca de 2.300 personas, un millar más que el verano pasado

MIRARI ARTIMELEKEITIO.

Lekeitio ha recibido este verano a más turistas que el año pasado y ha reforzado su condición de ser el municipio con mayor tirón de Lea Artibai. La oficina de información ha atendido tan sólo julio y agosto a más de 13.000 personas, cerca de 400 más que en la misma temporada del año pasado. «En general, la afluencia de personas ha sido más numerosa y destacada que el pasado verano, por lo tanto, la primera valoración a falta de cerrar la temporada resulta positiva», señalaron fuentes municipales.

Entre las preferencias de los visitantes destaca por encima de todas la basílica Santa María, y en especial el 'tesoro' que guarda en su interior al albergar el tercer retablo gótico de mayor tamaño del Estado, esculpido en madera dorada y policromada. El templo ha registrado la entrada de 2.330 personas, 714 más que en 2018, en el que se contabilizaron 1.671. «También ha sido notable el aumento que hemos acusado en el molino de mareas, Marierrota, con 822 usuarios en estos dos últimos meses, frente a lo 494 de la anteirior camapaña», añadieron.

El faro de Santa Catalina, primer equipamiento de estas características de Euskadi abierto al público, se consolida como uno de los atractivos a visitar entre las personas que llegan a Lekeitio. Ha registrado un millar de visitas. «Estos datos tenemos que compararlos con los de hace dos ejercicios, ya que el año pasado estuvo cerrado varias jornadas», detallaron desde el Ayuntamiento. En 2017, el centro de interpretación marítimo recibió a 838 personas.

Franceses, en mayor número

La gastronomía y el entorno natural de la villa también interesan a los turistas, en especial a los franceses, que son los que acuden en mayor número (1.798), seguidos por los que acuden de otros municipios del territorio (1.720). Los madrileños ocupan el tercer lugar (1.453) y los catalanes cierran la lista (1.356). «También hay que mencionar a aquellos viajeros que no acuden a la oficina porque recurren a internet tanto para informarse como para realizar reservas y que resulta casi imposible cuantificar», detallaron.

Hosteleros y comerciantes han valorado de manera positiva la afluencia de clientes que han acusado durante los meses de verano. «Todos sabemos que en Lekeitio es un sector muy importante, que da de comer a muchas familias y que por lo tanto tener clientes resulta imprescindible para nuestra supervivencia», señalaron desde un negocio de hostelería situado en el muelle. Es por ello que insisten en la importancia de poner en marcha actuaciones y ofertas que atraigan a los turistas durante la temporada invernal. «Sería muy bueno romper la estacionalidad», matizan.

La oficina de información de Ondarroa también ha registrado la presencia de más visitantes. Desde sus dependencias en el casco viejo han atendido a 2.692 usuarios entre julio y agosto, alrededor de 300 más que en 2018. «Hemos contabilizado más consultas no presenciales, por correo electrónico o teléfono, a los que hay que añadir las visitas registradas en la web o en las redes sociales», detallaron.

Los picos más destacados se produjeron el 19 de julio y el 17 de agosto -Día del Arrantzale- con 2,158 y 1.312 visitas, respectivamente. En cuanto a su procedencia, la mayoría han sido catalanes, madrileños y valencianos, mientras que entre los extranjeros destacan los franceses, alemanes e italianos.

En Markina, el Camino de Santiago también ha aportado miles de caminantes, aunque en este caso dentro de su ruta del Norte.