Bizkaia come menos alubias y más yuca

Mercabilbao está diseñando su futuro. /Fernando Gómez
Mercabilbao está diseñando su futuro. / Fernando Gómez

Mercabilbao, donde se terminan reflejando los cambios sociales, compensa la caída del pescado con más frutas y hortalizas

LUIS LÓPEZ

La despensa da una información determinante sobre cualquier familia: su nivel de renta, sus hábitos, su procedencia geográfica... Pues Mercabilbao es como si fuese la despensa de Bizkaia. Y también es reflejo de lo que ocurre aquí y de los muchos cambios que se están produciendo. Por ejemplo, la comercialización de yuca creció un 24% el año pasado, mientras que las alubias han bajado un 23%. Así, pasaron por las instalaciones de Basauri casi 37.000 kilos del alimento sudamericano, que casi alcanza los 39.000 en los que se quedó el emblemático producto autóctono. «Es por efecto de la inmigración; comen diferente y nos están enseñando a comer diferente y mejor», razona Aitor Argote, director general de Mercabilbao. «Hace años nadie sabía lo que era la papaya o el mango, y hoy están en un primer plano».

Junto a los nuevos hábitos de consumo hay otros factores que están cambiando el negocio. Así, cada vez llega menos pescado; en concreto, un 2,6% menos el año pasado. Esto es consecuencia de que las grandes cadenas de distribución trabajan más y mejor este tipo de productos, mientras que «cada vez cierran más pescaderías, que son las que utilizan nuestro canal», explica Argote. Por contra, las frutas y hortalizas siguen creciendo (un 0,82%) así que compensan el bajón del pescado. En el cómputo global, las ventas de Mercabilbao han subido ligeramente: de las 248.863 toneladas de 2016 a las 249.852 del pasado ejercicio. Eso sí, los mayores volúmenes no han servido para mejorar las cuentas y el beneficio se contrajo un 25%, hasta los 500.095 euros.

El horizonte 2021

En cualquier caso, Mercabilbao está logrando mantener el tipo en un entorno cambiante en todos los sentidos. En el general, claro está, pero también en la propia gestión de la infraestructura, que se encuentra presidida por el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto. Aitor Argote recuerda que en 2021 la instalación cumplirá medio siglo, y entonces vencerán los contratos y concesiones de las 112 empresas que la ocupan. Así que es momento de pensar en el futuro. Preparar licitaciones y diseñar crecimientos.

Cuentas de 2017

249.852
toneladas de productos se comercializaron en Mercabilbao el año pasado. Ganó 500.000 euros, un 25% menos.

Para ello está el plan estratégico 2018-2021, que prevé inversiones de hasta veinte millones de euros para renovar Mercabilbao y realizar ampliaciones. Pero, ¿hace falta una ampliación si el volumen de transacciones está casi estancado? Argote señala que ahora están al cien por cien de ocupación y existen operadores que se han quedado fuera. Así que se trataría de analizar qué interés hay por formar parte de todo esto y, a partir de ahí, diseñar el futuro.

Ese tiempo que está por venir será muy distinto. «Se trata de que Mercabilbao pase a ser un centro logístico de alimentación, más que un mercado». Es decir, un lugar a donde no sólo llegan los minoristas de madrugada a hacer su compra diaria, sino algo más acorde con los tiempos de los grandes volúmenes y las franquicias. Para ello quieren atraer más clientes, potenciar el Puerto de Bilbao como punto de entrada de productos procedentes de Sudamérica, y ganar presencia en el mercado tanto nacional como internacional.