Bilbao destina 700.000 euros a subvenciones para solucionar problemas de accesibilidad en viviendas

Ascensores instalados en la fachada de un edificio de viviendas en Otxarkoaga./M. B.
Ascensores instalados en la fachada de un edificio de viviendas en Otxarkoaga. / M. B.

En 2018 se realizaron 136 obras para suprimir barreras arquitectónicas que favorecieron a 2.830 familias

Julio Arrieta
JULIO ARRIETA

Bilbao es una ciudad con mucha historia, lo que, entre otras cosas, es la causa de que buena parte de su parque inmobiliario tenga carencias en cuanto a su accesibilidad. Es una cuestión sobre la que «todavía queda mucho trabajo por hacer», según Asier Abaunza. El concejal del Área de Planificación Urbana ha presentado esta mañana las ayudas que el Consistorio concede a las comunidades de vecinos que quieren instalar un ascensor, mejorar el acceso al mismo, si ya lo tienen, o solucionar los problemas generados por escaleras o desniveles inadecuados que comunican las casas con la calle. En torno a «un 20% o 22% de las viviendas» de la villa tiene barreras arquitectónicas o carencias de este tipo. El año pasado por estas fechas este porcentaje se estimaba en un 27%.

Abaunza ha explicado que el Ayuntamiento ha abierto «la convocatoria de subvenciones para 2019 con una cuantía de 700.000 euros en ayudas para instalar ascensores, suprimir barreras arquitectónicas en edificios residenciales y eliminar barreras urbanísticas exteriores en espacios de titularidad privada». Esta cantidad «podría ampliarse si fuera necesario», ha añadido Abaunza. «Ninguna comunidad que lo solicite, ajustándose a los requisitos, se va a quedar sin ayuda», ha asegurado.

Estas subvenciones se crearon en 1998, cuando el Ayuntamiento comenzó a impulsar programas para lograr la eliminación de este tipo de barreras. «En los últimos 8 años se ha favorecido a casi 60.000 familias a través de estos apoyos», ha precisado el edil, quien también ha aclarado que «a estas ayudas no pueden acceder las comunidades que están en el ámbito de actuación de Surbisa» –es decir Casco Viejo, Bilbao La Vieja, Barrio de los Ferroviarios, Zorrotzaurre, Olabeaga, Barrio La Cruz, Zazpilanda, Iralabarri e Irala histórico–, «que disponen de un sistema específico de apoyos» para estos casos.

Para edificios de 10 ó más años

La cuantía de cada ayuda cubriría un 10% del coste real de la obra. El primer requisito para poder contar con este respaldo económico es que el uso «principal del inmueble sea residencial». De no ser así, «de existir en el inmueble usos no residenciales, el porcentaje de los mismos no podrá ser superior al 50% de la superficie total construida del edificio, excluida las plantas bajas y los sótanos». Además, los edificios deberán tener 10 o más años de antigüedad. «La altura total será como mínimo de 4 plantas», incluida la baja. Independientemente de la historia del edificio, «antes de la solicitud de la ayuda, deberá haberse presentado ante el Área de Planificación Urbana el Informe de Evaluación del Edificio o informe de ITE» (Inspección Técnica de Edificios). Estas ayudas son compatibles con las que conceden el Gobierno vasco y otras administraciones.

«Asimismo, se reconoce la especificidad del barrio de Otxarkoaga», como consecuencia de las circunstancias socioeconómicas de su población «y del mayor coste de las obras», generalmente instalaciones «de los ascensores por el exterior de los edificios, por lo que se mantiene la ayuda del 20% del coste real de la obra, con un límite máximo de 15.000 euros».

El año pasado se realizaron «136 actuaciones que favorecieron a 2.830 viviendas, por un importe total de 704.330,55 euros», ha detallado Kepa Odriozola, concejal adjunto de Planificación Urbana. 116 correspondieron a la edición anterior de las mismas ayudas que se han presentado hoy, mientras que las 20 restantes dependieron de Surbisa. Las primeras, de entre 1.200 y 15.000 euros cada una, «se distribuyeron por todos los distritos de la villa, con mayor incidencia en las zonas de mayor concentración de edificios residenciales sin ascensor». Abando, Errekalde, Deusto y Uribarri, fueron los distritos donde se realizaron más actuaciones.