El aeropuerto de Bilbao bate su récord histórico de pasajeros

El aeropuerto de Loiu, a pleno rendimiento./Manu Cecilio
El aeropuerto de Loiu, a pleno rendimiento. / Manu Cecilio

Cierra 2018 con 5,46 millones de pasajeros, un 10% más que el mejor registro, en 2017

Josu García
JOSU GARCÍA

Dato histórico para el aeropuerto de Bilbao. El aeródromo vizcaíno batió en 2018 su récord anual de pasajeros. Casi 5,5 millones de personas (5.469.453) pasaron por las instalaciones de Loiu, lo que supone un espectacular avance del 10% con respecto a 2017. En sólo 12 meses, 'La Paloma' ha ganado medio millón de clientes y las perspectivas son también muy halagüeñas para este ejercicio. Para el próximo verano se han programado ya nuevas rutas a Nápoles, A Coruña, Oporto, Nantes, un cuarto aeropuerto en Londres y Florencia. Y es probable que se vayan confirmando nuevas operaciones en las próximas semanas.

La buena marcha de Loiu tiene que ver con el crecimiento del tráfico aéreo en España (+5,8%), pero también con la consolidación de Bilbao como el aeropuerto de referencia del norte peninsular, sobre todo en lo que al tráfico internacional se refiere. 'La Paloma' sigue ganando cuota de mercado en sus conexiones con los principales nodos o 'hubs' europeos, con respecto a competidores como Santander, Asturias o Santiago de Compostela. El 53% de las personas que salen al extranjero desde la cornisa cantábrica eligen Bizkaia.

El refuerzo de las rutas con importantes centros estratégicos como Ámsterdam, París, Múnich, Fráncfort o Bruselas demuestra que las compañías están apostando fuerte por el pasajero de negocios y también el de largo recorrido (a veces coincide uno y otro perfil). Y también se vislumbra una tendencia de que no solo Loiu es un centro emisor de turismo, sino que el destino está creciendo con fuerza como reclamo para viajeros que vienen a Bizkaia y su zona de influencia por motivos de ocio. Algo que se puede potenciar aún más en los próximos tiempos, gracias a los grandes eventos que se han celebrado en 2018 en nuestro territorio (finales de Rugby, premios de la MTV, gala para elegir a los mejores restaurantes...).

El primer fenómeno, el de las conexiones con los nodos europeos, está haciendo crecer los números de las compañías de bandera, mientras que el creciente interés de Bilbao como polo de atracción turística está haciendo funcionar muy bien las rutas de bajo coste. En este caldo de cultivo están creciendo con fuerza Volotea, Vueling o Easyjet.

Quizás el único punto negro para Loiu en el pasado 2018 ha sido el anuncio de British Airways de que se descabalga de la gran lucha que mantienen las grandes operadoras por captar al viajero de largo radio. Mientras Lufthansa y Air France han aumentado un 30% sus butacas, la firma británica anunció que en este 2019 reduciría de dos a un vuelo diario su enlace con Londres y, lo que más preocupa, que trasladaría su enlace con Bizkaia a Gatwick desde Heathrow. Es decir, 'La Paloma' perderá el próximo 31 de marzo su vuelo directo a una de las puertas de acceso a Estados Unidos y otros puntos de América del Norte, Asia y África.

La buena marcha de Loiu coloca una pregunta en el centro de todas las miradas. ¿Está preparado el aeropuerto para seguir absorbiendo nuevos crecimientos progresivos de hasta el 10%? Sobre todo si se tiene en cuenta de que el aeródromo fue diseñado para que fuera confortable para 4,5 millones de personas, aunque posteriores obras hayan permitido aumentar la capacidad. En los últimos tiempos, la dirección del aeropuerto no se atreve a poner una cifra concreta. Se viene hablando de que el límite razonable podría estar ahora entorno a los 5,7 millones. Hay prevista una ampliación parcial, mediante un bloque técnico para empleados, lo que permitiría ganar en puertas de embarque remoto. Por ahora, al menos a nivel oficial, una remodelación integral, como la planteada el 3 de febrero de 2009 por Magdalena Álvarez, está aparcada.