La elección de la txupinera de la Aste Nagusia en 2013 humilló a las víctimas de ETA

Jone Artola posa junto a Marijaia el 22 de agosto de 2013./
Jone Artola posa junto a Marijaia el 22 de agosto de 2013.

Un juez de Bilbao da la razón al delegado del Gobierno y obliga a pagar las costas del proceso al Ayuntamiento y a Bilboko Konpartsak

IVIA UGALDEbilbao

Tras dos años y medio de litigio, la Justicia ha dado la razón al delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, por el recurso que presentó en agosto de 2013 contra el nombramiento de Jone Artola como txupinera de la Semana Grande. El magistrado del Juzgado Contencioso- Administrativo Número Uno de Bilbao, Javier Lanzos, respalda en su sentencia que la designación de Artola supuso una humillación a las víctimas de ETA por su «activa participación en organizaciones políticas ilegalizadas y en asociaciones que cuentan entre sus fines el enaltecimiento del terrorismo». Así, apoya la impugnación de la elección y obliga al Ayuntamiento y a Bilboko Konpartsen 1978 Federakundea a asumir las costas del proceso.

El juicio que se ha llevado a cabo estos meses le ha permitido concluir a Lanzos que se vulneró el principio de neutralidad política al haber sido Artola candidata a las elecciones municipales por las formaciones políticas ilegalizadas Euskal Herritarrok y ANV, en 1999-2000 y 2007, respectivamente. Asimismo, es una de las fundadoras de la comparsa Txori Barrote, inhabilitada por el propio Ayuntamiento de Bilbao durante dos años por exhibir carteles de presos. A su vez, ejerció de portavoz de la asociación Etxerat, «que apoya a los condenados por delitos de la organización terrorista ETA».

La trayectoria de Artola, según recoge la sentencia, atenta directamente contra «la dignidad y los derechos fundamentales» de quienes sufrieron la violencia de la banda. El magistrado indica que con el nombramiento como txupinera de la Aste Nagusia 2013 se vulneró la Ley 29/2011, de 22 de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo y la Ley 4/2008, de 19 de junio, de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo del País Vasco. Ambas normas recogen que la Administración pública deberá «prevenir y evitar actos en público que entrañen descrédito y menosprecio» a los colectivos afectados, así como garantizar su seguridad y el bienestar físico y psicológico.

El juzgado desestimó la tesis del Ayuntamiento cuando apuntó a las «diferencias entre el pregonero y la txupinera». El Consistorio precisó que el primero es «una persona destacada, mientras que la segunda aparece por razones de tradición y vinculada exclusivamente a las mujeres, sin relevancia ni trayectoria». Este argumento no se aplicaría a Artola por su papel como impulsora de la comparsa Txori Barrote y rostro conocido en las fiestas de Bilbao. Paralelamente, Lanzos consideró que no se puede despojar de responsabilidad a la institución municipal en la organización de la Semana Grande porque, aunque la designación de la txupinera corresponde a la federación de comparsas, la propuesta precisa del visto bueno de las autoridades locales.

«Ridiculizado»

La sentencia, emitida el 9 de marzo y que no se había dado a conocer hasta ahora, fue recibida con «satisfacción» por la Delegación del Gobierno. «A pesar de las duras críticas recibidas, se confirma que hicimos lo correcto al pedir la suspensión cautelar de la txupinera y mantener el recurso», señaló su responsable, Carlos Urquijo, quien se reafirmó en la importancia de su actuación «para asegurar el cumplimiento de las leyes de reconocimiento y protección integral de las víctimas del terrorismo». En su opinión, se trata de «un conflicto que podría haberse evitado de haber imperado el sentido común y la sensibilidad» con los afectados por ETA. Sin embargo, lamenta que su reclamo fue «desatendido y ridiculizado».

Urquijo espera que la sentencia «sirva para que en el futuro hechos como el ahora enjuiciado y otros similares y repetidos en tantos pueblos del País Vasco, en los que se presenta como héroes a terroristas, desaparezcan de nuestras calles». No obstante, no pretende que «se disculpen los que criticaron nuestra actuación y la descalificaron sin argumentos y tan solo con insultos». «No somos tan ingenuos», afirmó.

La decisión de recurrir el nombramiento de la txupinera fue contestada en su día con dureza. El secretario general de EA, Pello Urizar, aseguró que se trataba de una polémica «artificial» y «buscada» por Urquijo para «hacer daño y buscar la confrontación social». Por su parte, el dirigente abertzale Jon Salaberria defendió la elección de Artola y acusó al delegado del Gobierno de ser «un cáncer para la convivencia».