El Correo Digital
Miércoles, 22 octubre 2014
sol
Hoy 2 / 10 || Mañana 1 / 12 |
más información sobre el tiempo
Temas de ocio
Estás en: > >
Kiko Veneno se echa un cantecito

música | UN DISCO HISTÓRICO

Kiko Veneno se echa un cantecito

Llega a Euskadi la gira por los 20 años de un álbum magistral: sonarán 'Lobo López', 'Joselito', 'Echo de menos', 'En un Mercedes blanco'...

27.12.12 - 11:44 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Que Kiko Veneno era genial ya se sabía de antes. Hablamos de un tipo que en 1975, cuando este país empezaba a despojarse tímidamente de la mortaja de décadas, había fundado el trío Veneno con los hermanos Rafael y Raimundo Amador y había inventado como si nada una especie de punk flamenco, un estilo libre de toda servidumbre musical y lírica, emancipado de las miserias de dentro y de los señuelos de fuera. En 1977, esta pandilla canalla había editado 'Veneno', el famoso disco con la portada del hachís sobre papel de plata, que los censores, obsesionados por disimular de qué se trataba, ampliaron hasta convertirla en un festival mundial del chocolate. Se puede defender perfectamente, sin que a uno le tomen por loco, que aquel elepé fue el mayor estallido de creatividad callejera y cruda que se ha producido en España.
Pero los genios son como son, tienden siempre al desequilibrio, van tan lejos en sus planteamientos que a menudo se salen del campo de visión del resto del mundo. Y a Kiko le pasaba eso. Tenía sus adoradores, entre ellos muchos críticos, pero a la mayoría de la gente le sonaban muy raras cosas como 'Seré mecánico por ti', la canción que daba título a su primer álbum en solitario. Su talante libre y su cerebro vivaz le llevaban muy lejos muy rápido, sin que nadie pudiese tirar de las riendas, y eso que ya se sabía también que su creatividad singular podía dar resultados increíbles cuando se sometía al trabajo de un buen equipo: resulta obligado recordar que Kiko es el autor de 'Volando voy', esos tres minutos y pico en los que 'La leyenda del tiempo' de Camarón se ponía rumbera y cautivaba al corazón más hostil. A principios de los 90, el propio artista estaba ya harto de su mustia carrera artística y había pensado en retirarse: al fin y al cabo, estaba en la frontera de los cuarenta y tenía un curro en el departamento de Cultura de la Diputación de Sevilla que le daba para vivir. "Tengo unos buenos mecanismos de búsqueda estética: la música, el estilo, el sonido, la sensación... Pero, después, buscar el negocio, la forma de poder llevar eso adelante y expresarlo, me ha costado mucho trabajo", ha reconocido en alguna ocasión este hijo de militar nacido en Figueras y criado en Cádiz.
En 1992, se produjo por fin lo que unos llamarán milagro y otros, simple disciplina. En el proceso de creación de 'Échate un cantecito' tuvieron mucho peso dos nombres propios. Santiago Auserón (otro músico que, como Kiko, había estudiado Filosofía) le asistió con las letras: nuestro hombre le enviaba lo que iba escribiendo y él se lo comentaba por escrito, en un proceso similar al trabajoso pulido de una piedra preciosa. Y, después, estuvo el productor británico Jo Dworniak, que ya había trabajado con Radio Futura y supo dar al álbum el sonido preciso, cálido y amigable, durante el mes de grabación en Londres. Y, de pronto, a finales de año, el país entero se maravilló ante un disco tierno sin sensiblería, genial sin extravagancia, comercial sin vulgaridad, que arrancaba con aquellos versos cotidianos y universales: "Un día Lobo López / se encontró a su amada. / Hace cuánto tiempo / y me alegro tanto, / no me lo esperaba. / Ella le pregunta, / nada personal. / ¿Qué has estado haciendo? / Lobo le responde: / Todo sigue igual".
El inolvidable Lobo
Lobo, derretido de amor por dentro mientras la chica se le iba tras una conversación trivial, es uno de los personajes inolvidables de aquel disco repleto de poesía cotidiana y popular. Como el mensajero sin nombre que trae una carta sin destinatario, como la paloma supermana, como Joselito, el borrachín de voz de oro que de puerto en puerto va dejando su cuplé (inspirado por un personaje real que Kiko conoció cuando tenía un bar en Conil), o como el gitano del Mercedes blanco, el pañuelo de lunares y los diez duros de 'albal', que un día lo cambió todo por el ratito de gloria de la heroína. Y, por supuesto, aquel álbum contenía también 'Echo de menos', que Kiko había compuesto pensando en Martirio y se convirtió en su gran éxito, con un estribillo que vale más que cincuenta libros de autoayuda: "Si tú no te das cuenta de lo que vale, / el mundo es una tontería, / si vas dejando que se escape / lo que más querías". Ahora que se han cumplido veinte años, el músico repasa todas aquellas canciones (y bastantes más) en una gira que por fin llega este viernes a Euskadi, aunque la celebración no le impide referirse al disco con su habitual tono prudente, como quien se va a echar a correr ante las adulaciones: "¿Que si es mágico? No lo creo. Lo que tiene es que es un disco bueno, con chispa, gracia e inspiración", ha dicho.
En estas dos décadas, el brochazo plateado del flequillo de Kiko se ha adueñado definitivamente del resto de su pelo. Y no es lo único que se ha descolorido en este país, amortajado otra vez a la fuerza: "Hemos ido a peor. Han sido veinte años trabajando concienzudamente para ir a peor, para hacerlo todo peor, para engañar más a la gente, para aumentar el dominio del capitalismo financiero sobre los ciudadanos -se ha lamentado el artista, que recibió el mes pasado el Premio Nacional de Músicas Actuales-. Estamos dramáticamente desasistidos, cautivos y desarmados. Son palabras que suenan muy trágicas, pero realmente estamos así, en manos de la bestia. Hemos creado un sitio de menos representatividad, menos democracia, un bienestar ficticio que ahora tenemos que pagar entre todos".
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Cartel de la gira de Kiko Veneno. / Sergio Mora
Pasarelas de moda
Fotos de las propuestas de todos los diseñadores
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.