Harry Athwal, el británico que no quiso dejar morir solo a Julian

Harry Athwal, arrodillado junto al niño al que no quiso dejar solo./Efe
Harry Athwal, arrodillado junto al niño al que no quiso dejar solo. / Efe

«Le tomé el pulso y no tenía. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él», asegura el hombre que asistió al niño australiano, que se encuentra entre los fallecidos

SILVIA CANTERA

Julian Cadman, el niño australiano de 7 años dado por desaparecido tras el atentado del jueves en La Rambla de Barcelona, se encuentra en los fallecidos, tal como han confirmado hoy Emergencias Barcelona a través de Twitter.

La noticia de su fallecimiento ha revelado la historia de un héroe anónimo, el turista británico Harry Athwal, de 44 años. Acudió a socorrer a las víctimas en cuanto la furgoneta arrolló a decenas de personas en las Ramblas y lo tuvo claro. Vio a un muchacho de unos 7 u 8 años tendido en el suelo, solo. Se acercó a su lado, y aunque sabía que no podía hacer mucho por él, quiso acompañarle en sus últimos minutos. «Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él». Aquel chico era Julian Cadman, el crío cuya familia ha estado buscando durante tres días y cuya muerte han confirmado este domingo los Mossos d’Escuadra.

Athwal estaba en el balcón del primer piso de un restaurante en las Ramblas cuando fue testigo del atentado. Tras pedir a sus acompañantes que permaneciesen quietos, bajó a la calle para prestar ayuda. «Fue instintivo. Miré a ambos lados, había cuerpos esparcidos y a mi derecha estaba el niño, en medio de la calle. Corrí directamente hacia él», relató el hombre al periódico británico 'Mirror'. Aunque no pudo ver la cara de Julian, le recordó a su hijo, que tiene la misma edad.

«Estaba inconsciente, su pierna estaba doblada y le salía sangre de la cabeza. Sabía que era más que sangre», explicó el turista, que ha decidido permanecer hasta el lunes en Barcelona, tal y como tenía planeado. Los minutos que pasó con el niño fueron dramáticos. «Le tomé el pulso y no tenía. Puse mi mano sobre su espalda y pensé que se había ido. Le acaricié el pelo y me llené de lágrimas, pero me quedé con él, me senté allí porque no iba a dejar a este niño en medio de la calle», recordó el turista británico, que estos días se ha sumado a los actos de recuerdo por las víctimas de las Ramblas. «Se lo debemos a Barcelona».

Dos menores, entre las víctimas mortales

Con Julian ya son dos los niños fallecidos en el atentado de Barcelona (murió otro crío de 3 años, junto a su tío abuelo, un granadino que había emigrado a Cataluña). El menor australiano se encontraba en las Ramblas la fatídica tarde del jueves junto a su madre, Jumarie 'Jom' Cadman, que está hospitalizada en estado grave, pero estable. Madre e hijo habían llegado a Barcelona para asistir a una boda y paseaban por la mítica avenida justo cuando se produjo el atropello.

Inmediatamente la Policía catalana informó al padre de Julian, que estaba en Sidney (Australia) y que puso rumbo a Barcelona. Llegó ayer y, acompañado por psicólogos y otros profesionales de apoyo emocional, se dirigió al Instituto de Medicina Legal de la Ciudad de la Justicia, en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), para identificar a su hijo fallecido.

El caso de Julian tuvo gran eco porque el abuelo del pequeño, Tony Cadman, lanzó una llamada de auxilio a través de Facebook después de conocer que se había producido el atentado y ante la falta de noticias de su nieto. El hombre colgó entonces en su cuenta de Twitter una foto reciente de Julian y pidió ayuda para encontrarle.

Todas las víctimas, identificadas mañana

El mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha adelantado este domingo en rueda de prensa que todos los fallecidos quedarán identificados previsiblemente la mañana del lunes. Las identificaciones se han comunicado al juzgado de instrucción que investiga el caso y a los familiares.

A falta de identificar a dos muertos en las Ramblas de Barcelona, hay cinco españoles (uno de ellos murió en Cambrils, y otra es española-argentina), dos italianos, dos portugueses, un belga, un estadounidense y el menor australiano-británico. Los cuerpos ya entregados a la familia son los de un portugués -este domingo- y dos españoles; todos, del ataque en Barcelona.

Fotos

Vídeos