El marido de la reina danesa no quiere ser enterrado con ella

La reina Margarita y Enrique.
La reina Margarita y Enrique.

El príncipe Enrique nunca ha escondido su disgusto por ocupar un segundo plano detrás de su esposa Margarita

EL CORREO

El marido de la reina Margarita de Dinamarca, el príncipe consorte Enrique, se niega a ser enterrado con ella, según anunció el jueves la casa real danesa. Frustrado por haber sido siempre relegado en el protocolo a un segundo plano, el príncipe, de 83 años, decidió que no quería compartir la tumba de la soberana. Ella está «de acuerdo» con esta decisión, según la jefa de comunicación de palacio, Lene Balleby.

El príncipe Enrique nunca escondió su disgusto por no haber obtenido el título de rey y su descontento aumentó en los últimos años. «Como no era el igual de su mujer en vida, quiere serlo en la muerte», explicó Balleby. Pese a su rechazo a ser inhumado con su esposa en la necrópolis real de la catedral de Roskilde, última morada de las parejas reales, el príncipe, de origen francés, descansará bajo tierra danesa cuando muera. «Él ama Dinamarca, trabajó por este país durante más de cincuenta años y quiere ser enterrado en Dinamarca».

La enérgica personalidad de Enrique de Laborde de Monpezat nunca cautivó el corazón de los daneses, que recibieron con burlas el anuncio de su retirada de la vida pública el año pasado.

Fotos

Vídeos