A la cola

La reforma fiscal en Euskadi no incentiva el mecenazgo de las empresas ni las donaciones. Hay menos estímulos que en el resto de España

Montaje de 'Don Pasquale'. /E.C.
Montaje de 'Don Pasquale'. / E.C.
Enrique Portocarrero
ENRIQUE PORTOCARRERO

La reforma fiscal en Euskadi también va a tener consecuencias en el mundo de la cultura. La elevación de la presión fiscal a las empresas supone una rémora para su competitividad, además de una carga para ese crecimiento económico en el que la aportación empresarial resulta clave. El que exista un diferencial de tres puntos en el Impuesto de Sociedades con respecto a lo que tributan las empresas en el resto de España constituye una manifiesta desventaja competitiva. Pues bien, con estos antecedentes se entenderá la contradicción política e institucional a la hora de pedir a las empresas vascas una mayor contribución a la financiación de la cultura por la vía del mecenazgo. Máxime, también, cuando en el País Vasco no se ha modernizado la legislación aplicable, ni se han mejorado un ápice en la última década los estímulos fiscales para fomentar el mecenazgo. Y lo mismo pasa con respecto a las donaciones al mecenazgo de las personas físicas, ya que Euskadi también está a la cola del Estado en los beneficios fiscales a la donación solidaria. Por ejemplo, en el resto del estado la donación de 150 euros para la compra del cuadro de Paret que el Bellas Artes de Bilbao quiere costear con las aportaciones de sus 'amigos' tendría un 75% de deducción en la base liquidable del IRPF. En Euskadi esa misma donación no supera el 30% de deducción, con lo cual su desventaja competitiva no solo es total sino también completamente desincentivadora.

Ópera Poca 'finezza'

Las huelgas o las amenazas de huelga no son nuevas en el mundo de la cultura o incluso en el de la ópera. Ya se sabe que por su visibilidad y su repercusión la cultura y sus manifestaciones son una 'perita en dulce' para ciertos agentes sociales. Viene todo esto a cuento de la amenaza de huelga planteada por los sindicatos y los músicos de la Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE), cuyas potenciales 'víctimas propiciatorias' no son precisamente los abonados o los espectadores de los conciertos de ese conjunto sinfónico, sino los de la ópera 'Don Pasquale' de la ABAO, una institución que sobre todo contrata a la OSE «por hacer país», ya que por el mismo precio también podría contratar otra orquesta con mayor calidad. Además, no se entiende bien que desde la gerencia de la OSE solo se comunique a la ABAO con menos de quince días una posible huelga, cuya génesis y desarrollo seguramente tienen mucha más antelación. Una antelación suficiente, sí, que hubiera sido clave para buscar una sinfónica alternativa a la que planteaba su amenaza de huelga. Naturalmente, si por un lado está clara la estrategia sindical consistente en reivindicar intereses laborales dándole una patada a su gerente en el 'trasero' de la ABAO -uno de sus principales clientes 'cautivos'-, por otro también se hace evidente que el gerente de la OSE no ha entendido que con los clientes principales hay que tener siempre lealtad y 'finezza'.

Moda Cardin: 70 años en el oficio

El decano de los grandes modistos cumple 70 años en el oficio. Me refiero a Pierre Cardin, el visionario de creaciones futuristas que ha mantenido su marca a través de las grandes transformaciones de la sociología estética o que, incluso, ha sabido expandir su empresa y extender su negocio a diferentes sectores. Aunque la fecha del inicio de Cardin en el mundo de la moda se somete a diferentes criterios cronológicos, lo cierto es que casi existe consenso entre los especialistas a la hora de considerar 1947 como el comienzo real de una extensa trayectoria, incluso después de haber velado sus primeras armas en prestigiosas marcas como Paquin o Dior. En cualquier caso, Pierre Cardin no solo es el gran impulsor de la industrialización de la moda o uno de los primeros modistas en entender el prêt-à-porter, sino también el extraordinario innovador que impuso su visión de las formas esculturales en las que destacaron las curvas y las formas geométricas. Los contrastes cromáticos, el jersey extensible y los volúmenes desestructurados son parte esencial de ese mañana concebido en los primeros años 60 por Cardin, cuya vigencia ha conformado un estilo bien visible desde entonces en numerosas creaciones. Que su logo o su marca se haya popularizado y hasta vulgarizado en las exportaciones masivas de sus complementos no impide considerar a un creador que ya tiene 95 años como uno de los más grandes en la historia de la moda.

Fotos

Vídeos