El Correo

Critican el colapso de La Arboleda por la avalancha de visitantes del fin de semana

Los vehículos saturaron cada rincón del poblado minero.
Los vehículos saturaron cada rincón del poblado minero. / E. C.
  • La ocupación de una parte importante de la superficie destinada al tráfico rodado provocó que en la práctica solamente quedase un único espacio central transitable

El caos circulatorio se apoderó el fin de semana de la zona alta de Trapagaran. Así, la enorme afluencia de visitantes deseosos de disfrutar del paisaje nevado colapsó la vía que une los barrios de La Reineta y La Arboleda. Los atascos se repitieron tanto en la mañana del domingo como en la tarde del sábado, ya que numerosos conductores estacionaron sus vehículos en los márgenes laterales de la calzada, que contaba con dos carriles de circulación, uno para cada sentido de la marcha.

Sin embargo, la ocupación de una parte importante de la superficie destinada al tráfico rodado provocó que en la práctica solamente quedase un único espacio central transitable donde coincidieron automóviles que iban en sentido contrario, de forma que ni unos ni otros quisieron dar marcha atrás hasta que la llegada de la guardia urbana desatascó el camino.

Entretanto, la lanzadera del funicular, que enlaza ambos enclaves, quedó bloqueada varias veces entre los coches sin poder recoger a los viajeros a la salida del tren de montaña. A pesar de que los responsables municipales esperaban un aluvión de visitantes, los vecinos sostienen que el Ayuntamiento minero se coordinó tarde con la Ertzaintza para cortar las dos carreteras de acceso a La Arboleda. La situación provocó airadas protestas entre los residentes, que también demandaron mayor presencia de la Policía local y lamentaron que no se multase a los infractores.

8.500 usuarios del ‘funi’

Por todo ello, la Asociación de Vecinos de La Reineta reclamó la dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Iban Serrano. El Consistorio, por su parte, consideró «injustas» las críticas. El funicular, que duplicó su frecuencia, registró colas de hasta una hora de duración y prestó servicio a 8.500 usuarios durante el fin de semana.