El Correo

Vitoria exigirá al Azkena más artistas femeninas a partir de 2018

Imelda May fue uno de los reclamos el año pasado.
Imelda May fue uno de los reclamos el año pasado. / Igor Aizpuru.
  • Con una única mujer en el cartel de esta edición, ya cerrado, el Ayuntamiento se compromete a darles más presencia a petición de EH Bildu. Last Tour expresa su malestar

El cartel para la próxima edición del Azkena Rock Festival ya está cerrado. El legendario John Fogerty (Creedence Clearwater Revival), el talentoso Chris Isaak, el inesperado Gran Wyoming y el garage rock de The Hellacopters sonarán en el recinto de Mendizabala, pero la polémica ha surgido porque Sally Ann Evans (la vocalista de Buck and Evans) será la única mujer que actuará en el certamen vitoriano que se celebra el último fin de semana de junio. La controversia, que nació en las redes sociales y rápidamente se propagó a la arena política, ha llevado al Ayuntamiento –uno de los principales patrocinadores del evento– a exigir que se garantice "una mayor presencia femenina" a partir de la próxima edición.

EH Bildu trasladó este asunto al Consistorio y la concejala de Cultura, Estíbaliz Canto, ha asumido el compromiso de llevarlo adelante. La edil del PSE aseguró que Last Tour International, la promotora del festival que recibe 270.000 euros de las arcas municipales para su celebración, ha recibido sin problemas la petición del Gabinete de Gorka Urtaran.

Sin embargo, en declaraciones a EL CORREO, el director del Azkena, Alfonso Santiago, a su vez máximo responsable del BBK Live, muestra una actitud bien distinta. "Nadie puede garantizar que se cumpla. Nosotros mostraremos sensibilidad, interés y "proactividad" absoluta, como siempre. Ojalá hubiese muchas más bandas femeninas, ya que trabajamos todos los días para aumentar su presencia", señala con indignación por la polémica que se ha creado en las últimas semanas y los ataques recibidos.

Santiago destaca que hasta última hora han tratado de traer a artistas femeninas como la banda Heart, Joan Jett, Neko Case, Tori Amos y Patti Smith. "Lo hemos intentado con todas, pero no están disponibles porque no quieren o no pueden", afirma. El promotor musical explica que la industria del rock está compuesta en un 95% por hombres y el 5% restante son mujeres. "Si este fuese un festival de música pop sería bastante más sencillo. Pero, ¿qué podemos hacer nosotros? Mantenemos muchas negociaciones para actuaciones que luego no llegan a materializarse, aunque estemos a favor de que las mujeres tengan un papel relevante en esta materia", lamenta.

Este inconveniente también se refleja en la agenda de las dos principales salas de conciertos de Vitoria, Jimmy Jazz y HellDorado. Tan sólo cinco del medio centenar de conciertos programados antes del próximo verano cuentan con presencia femenina, pese a que –según las conclusiones de la última Encuesta de Hábitos y Prácticas del Ministerio de Cultura– "las mayores consumidoras de cultura son mujeres, jóvenes y con estudios".

"Si haces un breve repaso a la historia del rock de los últimos años, prácticamente todas las bandas de mujeres y las solistas más representativas han pasado por el escenario de Mendizabala", indica Alfonso Santiago, quien guarda especial recuerdo de la actuación de Blondie y Juliette Lewis. Sin ir más lejos, las voces femeninas de Lucinda Williams –con su personal mirada al country y al rock– e Imelda May –con su versátil tono– fueron las más importantes que sonaron en el Azkena de 2016 junto a The Who y que encandilaron a 30.306 personas.

El representante de Last Tour International se queja de no haber recibido ningún tipo de llamada antes de prender la mecha del debate. "Me parece increíble que no se nos haya consultado por qué no se ha incluido ninguna mujer. Es alarmante que primero se haya disparado y luego se haya preguntado. Todo el mundo banaliza y hace juicios de valor de este asunto sin saber cuál es el origen", critica. En su opinión, "se están intentando buscar soluciones cuando ni siquiera se conocen los orígenes del problema. Trabajamos cada año para intentar que exista una igualdad de género y que se las visualice. Me sorprende de manera mayúscula la falta de fundamento de este debate. Ahora se plantea condonar un problema de una forma irreal cuando habría que tratarlo de otra forma".

La falta de mujeres en el cartel del Azkena no fue el único argumento que se planteó en la comisión municipal de Cultura de ayer. El concejal de Podemos Juan Cerezuela volvió a criticar que se subvencione el Azkena cuando lo "organizan los mismos de siempre para que vayan los mismos de siempre". "Todos deberíamos reflexionar sobre el verdadero interés del evento. Nosotros trabajamos a contracorriente con un género complicado en una ciudad que no cuenta con una gran masa crítica", responde Santiago, que pregunta a los grupos políticos "si están a favor de ayudar a evolucionar" el festival. "Si quieren meter palos en las ruedas al final vamos a tener que valorar si todo esto merece la pena".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate