Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

El fin de la primera guerra mundial fue una fiesta para Erandio

Hoy hace cien años se firmó el armisticio que puso fin a la gran contienda, una noticia que fue acogida con alegría y celebraciones, en las que se adelantó y destacó la localidad vizcaína

Las delegaciones alemana y francesa se disponen a firmar el armisticio en un vagón de ferrocarril estacionado en Compiègne. /D.P.
Las delegaciones alemana y francesa se disponen a firmar el armisticio en un vagón de ferrocarril estacionado en Compiègne. / D.P.
Imanol Villa
IMANOL VILLA

A las cinco y veinte del 11 de noviembre de 1918, en un vagón de tren situado en el bosque de Compiègne, cerca del pueblo francés de Rethondes, se firmó el armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial. «A las once, hora oficial de París, del día 11 de Noviembre, serán suspendidas las hostilidades en todos los frentes», ordenó el Mariscal Foch a los comandantes de las fuerzas aliadas. «El día de gloria ha llegado», proclamó 'El Liberal' para quien la paz que se acababa de alcanzar era la de los aliados. «El triunfo del derecho sobre la fuerza, es la victoria de la capitulación de Alemania». El diario liberal, feliz por la noticia, no pudo por menos que ensalzar al país a quien consideraba un modelo a seguir: «Francia, la gloriosa Francia, la invencible Francia, madre espiritual del mundo civilizado», había visto por fin recompensada su entrega a favor de las libertades y de la democracia.

 

Fotos