Este contenido es exclusivo para suscriptores

Vive informado todo el año y que nadie te lo cuente. Tu suscripción anual por solo 49.95€

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Los médicos desaconsejan la toma de analgésicos al acostarse para evitar la resaca del día después

Un bote de pastillas junto a una copa de alcohol./Agencias
Un bote de pastillas junto a una copa de alcohol. / Agencias

Un buen caldo de verduras y la toma de abundante líquido durante los días siguientes constituyen la mejor terapia posible

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

La toma de cualquier pastillazo antes de acostarse -ibuprofeno, aspirina, lo que sea- para evitar la resaca del día siguiente es una mala idea. Téngalo en cuenta estas fiestas. La mezcla de medicamentos y alcohol supone un grave error, que lejos de amortiguar el malestar típico de la mañana -o los días, según la edad-, posterior a una juerga puede llegar incluso a multiplicarlo. Algunas bebidas alcohólicas, y especialmente el vino y la cerveza, contienen una sustancia llamada tiramina, que se produce de forma natural y que combinada con medicamentos favorece la aparición de vómitos, náuseas y malestar general. «El grado de malestar depende de la tolerancia al alcohol de cada uno, pero sin duda, la mejor manera de evitar la resaca es no beber o hacerlo con la máxima moderación», recuerda el especialista Fidel Fuentes, jefe de los servicios de Urgencias de la red de clínicas IMQ.

 

Fotos