Sordo acusa a ELA de «fraude» por trazar 'líneas rojas' que luego 'cruza sin problema'

El dirigente declaró ayer que la negociación colectiva en el País Vasco sigue padeciendo un «bloqueo importante en una parte sustancial» de la negociación sectorial

E. P.BILBAO.

El secretario general de CC OO de Euskadi, Unai Sordo, acusa al sindicato ELA de estar cometiendo «fraude» por establecer en la negociación colectiva sectorial «líneas rojas», que luego no tiene «ningún problema en pasar» en las empresas donde se pactan «congelaciones salariales, incrementos de jornada y arbitrajes obligatorios». Sordo declaró ayer que la negociación colectiva en el País Vasco sigue padeciendo un «bloqueo importante en una parte sustancial» de la negociación sectorial, y un desarrollo «muy limitado» en la que se lleva a cabo en las empresas.

El dirigente de CC OO alertó de que se está produciendo la «paradoja» de que «lo que son contenidos que se trazan como rayas rojas en los sectores, luego por algunos sindicatos -en referencia, principalmente, a ELA aunque también a LAB- no hay ningún problema en pasar esas rayas rojas en las empresas». Por ello, a su juicio, se está cometiendo «un fraude», que pretende «dinamitar» la negociación colectiva sectorial para «derivarla a allí donde se entiende que da más réditos afiliativos». «No es de recibo es que lo que es una línea roja sectorial, no sea una línea roja en la empresa y es a lo que están jugando algunos», afirmó.

Sordo señaló que su sindicato va a hacer todos los «esfuerzos» posibles por buscar un «escenario distinto, sabiendo que LAB también ha vendido y abandonado la negociación sectorial». En su opinión, tiene «miedo escénico» a desmarcarse de ELA y trata de «echar la culpa a todo el mundo, menos a su propia responsabilidad» porque «tiene vértigo a ejercer la responsabilidad que le da su porcentaje de representación».

Respecto a Confebask, Sordo cree que la patronal tiene dos cuestiones que resolver: «si de verdad apuesta por un modelo de negociación vasca», y «si apuesta por una de sus propias razones de ser como patronal vasca o bien se va a una especie de patronal neocorporativa» para dar respuesta de «asesoría en las empresas y perder cualquier concepto de patronal que gobierna unas relaciones laborales». «Tiene que ver con una debilidad de una patronal que, poco a poco, se está diluyendo en sí misma y está perdiendo pulso. Tiene que resolver una encrucijada si, de verdad, quiere dar salida a un marco de negociación colectiva sectorial que le dé soporte como propia organización empresarial y que sirva para su compromiso o no con el país, o bien va a un modelo neocorporativo que va a confluir objetivamente con el interés de ELA y parece que también con el de LAB», añadió.