Monika Lekunberri, la andereño de Galdakao

Decenas de vecinos rinden homenaje a esta maestra de la primera ikastola local, que eludió la prohibición franquista para enseñar

ALBA CÁRCAMO.GALDAKAO.
Vecinas y antiguos alumnos de la profesora recordaron a esta mujer «de bandera». ::
                         ALBA CÁRCAMO/
Vecinas y antiguos alumnos de la profesora recordaron a esta mujer «de bandera». :: ALBA CÁRCAMO

Tal día como ayer hace ochenta años marcó un antes y un después en la educación de Galdakao. La primera ikastola del municipio, la Escuela Vasca Plazakoetxeko Etxebarria, echó a andar un 15 de abril de 1934, durante la convulsa segunda República. Pero, más allá de ser un lugar en el que se formaron galdakaotarras hasta que comenzó la dictadura, este espacio tuvo dos nombres propios: Karmelo Leizaola, su fundador, y Monika Lekunberri, andereño.

En la tarde de ayer se rindió homenaje a esta maestra, que el 4 de mayo cumpliría un siglo. En el lugar en el que vivió hasta que falleció en 1987 -junto a la Policía Municipal-, alumnos y familiares de esta mujer «de bandera» recordaron su figura, la de una joven a la que el régimen franquista incluso le prohibió tener libros y enseñar ya que había trabajado en una «escuela antipatriótica», lo que le llevó a hacerlo en la clandestinidad.

Entre los presentes se encontraban familiares y antiguos alumnos de la 'señorita Monika' para hacer un pequeño repaso a la historia de Galdakao, la suya propia. «Hemos descubierto a una Monika muy abertzale, con cimientos muy fuertes que tenía un compromiso con su pueblo y trabajó mucho por él», recordaba Koldo Lekunberri, su sobrino, antes de aclarar que «para todo lo que había sufrido, nunca tuvo una mala palabra, ni de dolor ni de victimismo».

El ciudadano más importante

Sus propios alumnos demostraban que era «muy amable y cariñosa». Joseba Uribe echaba un vistazo a su lejana niñez y rememoraba que «lo pasábamos muy bien con ella, cantando canciones».

En el acto también hubo un hueco para homenajear a muchas andereños que, como ella, lucharon por hacer lo que mejor sabían. A las siete de la tarde, en los locales de Ganguren se proyectó la película 'Maestras de la República', tras la que intervino Neli Zaitegi, profesora conocedora de esa época. La ponente destacó que «la mejor carta de presentación» de ese período fue la educación. En ese sentido, consideró que «supuso un momento tremendamente esperanzador para los maestros» ya que «se consideró al profesor como el ciudadano más importante». En una sociedad con un 70% de analfabetismo, Zaitegi hizo hincapié en que «la formación de los maestros se hizo universitaria, de 4 años como se ha hecho ahora. Llevamos 100 años de retraso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos