Erkoreka no censura que Tubacex vaya a Cantabria si es rentable para Itzarri

El portavoz del Gobierno vasco dice que, en su condición de presidente de la EPSV de los funcionarios vascos, accionista de la firma alavesa, debe limitarse a valorar los réditos de la inversión

E. C.BILBAO.
Obras para la construcción de la nueva fábrica de Tubacex en Marina de Cudeyo (Cantabria)./ CELEDONIO/
Obras para la construcción de la nueva fábrica de Tubacex en Marina de Cudeyo (Cantabria)./ CELEDONIO

Josu Erkoreka confirmó ayer la verdad del dicho 'todo depende del color del cristal con que se mire'. Al ser requerido para valorar la inversión de Tubacex en Cantabria «en su condición» de presidente del fondo de pensiones de los funcionarios vascos Itzarri, accionista del grupo siderúrgico, respondió que, desde ese prisma, no puede censurar nada si el proyecto resulta rentable. Pero insistió en que, si se pone las 'gafas' de consejero de Administración Pública y Justicia, avala la posición mantenida por el Gobierno de Urkullu, que ha criticado con dureza a la empresa alavesa por esta polémica decisión.

Erkoreka compareció en la comisión parlamentaria de Desarrollo Económico y Competitividad, a petición del PP, para explicar su papel como presidente de la junta de gobierno y de la asamblea general de la EPSV en todo lo relativo a las decisiones de Tubacex. Itzarri dispone desde finales de 2012 del 4% del accionariado de Tubacex, dedicada a la fabricación de tubos sin soldadura en acero inoxidable y que cuenta con plantas de producción en los municipios alaveses de Llodio, Amurrio y Artziniega, además de en Austria y en los Estados Unidos.

La empresa ha decidido instalar en Marina de Cudeyo (Cantabria) una planta para el desarrollo de servicios avanzados. El Gobierno cántabro ha ofertado suelo gratuito a empresas que se instalen en la comunidad y ha aprobado una participación del 19% en la nueva filial de Tubacex a través de la sociedad pública cántabra Sodercan, con una aportación de 3,5 millones.

El consejero vasco explicó que, como presidente de los órganos de gobierno de Itzarri, debe limitarse a buscar la máxima rentabilidad y, en este sentido, la inversión en Tubacex ha resultado «excepcional». Según recordó, ha proporcionado unas ganancias de nada menos que el 48% en 2013. «Si las inversiones en Cantabria acaban siendo rentables, yo no podré censurarlas. Es lo que me piden los socios», subrayó.

Informado por los medios

No obstante, Erkoreka quiso dejar claro que Itzarri no estuvo presente en la toma de la decisión porque no forma parte del consejo de administración de Tubacex, para lo que se exige alcanzar un 8% del capital. Incluso admitió que se enteró del proyecto por los medios de comunicación y entonces pidió explicaciones por teléfono a la gerencia de la empresa.

El consejero insistió en que, como miembro del Gobierno vasco, está totalmente de acuerdo con su posición al respecto y, en particular, con lo manifestado por la consejera de Desarrollo y Competitividad. Arantza Tapia fue muy crítica con la decisión de Tubacex, que atribuyó a su búsqueda de salarios más bajos para ganar competitividad, «un modelo que -aseguró- no es el nuestro».

Tiempo después, y también a instancias del PP, Tapia explicó en comisión parlamentaria que el Gobierno vasco llegó a igualar la oferta de Cantabria, incluso tomando parte en el capital de la compañía, pero el consejo de administración lo rechazó. Erkoreka apuntó que se ha comprometido a transmitir a la dirección del grupo su «inquietud y preocupación» por la decisión.

Los parlamentarios de PP, PSE-EE y EH Bildu expresaron su preocupación por que surjan nuevos casos de empresas que decidan abandonar el País Vasco.