Alumnos del Fray Pedro apuestan por emprender y valorar la convivencia

Estudiantes de 4º de ESO y 2º de Bachillerato participarán en una marcha en bici para analizar el servicio de préstamo de la ciudad

MARÍA ÁNGELES CRESPO , MIRANDA DE EBRO
Algunos alumnos ya han participado en proyectos anteriores. /E. C./
Algunos alumnos ya han participado en proyectos anteriores. /E. C.

El próximo martes, aprovechando que se celebran las fiestas del Instituto Fray Pedro de Urbina, y teniendo en cuenta que el día 30 se conmemora el Día de la Paz, alumnos de 4º de la ESO y 2º de Bachillerto, un total de 30, realizarán una marcha en bici que presentan bajo el lema 'Marchando una de emprendimiento y convivencia'.

Estos chicos y chicas tienen entre sus asignaturas dos de educación emprendedora. Y en su desarrollo es donde se enmarca esta actividad que va a servir para que ellos analicen, y después hagan propuestas de mejora del servicio de préstamo de bicicletas.

La educación en el aula es importante, pero experimentar de primera mano los conocimientos que se adquieren a través de la teoría no lo es menos. De ahí que la profesora de economía, Blanca Cañamero, que en este proyecto trabaja conjuntamente con la técnico en servicios a la comunidad, Verónica Burgos, se propusiera «analizar la realidad que rodea a los alumnos, enseñarles a pensar, a detectar problemas y a buscar posibles soluciones saliendo del aula».

Decidieron centrarse en el sistema de préstamos de bicicletas, así que todos se pusieron manos a la obra para tener claro si el servicio se conoce, quienes lo utilizan, y cómo podría mejorarse. «Ya nos hemos reunido con el Ayuntamiento para explicarles nuestras conclusiones», y pensaron que utilizar las bicicletas del servicio «para darlo a conocer aún más», explica la profesora.

Tienen previsto iniciar la marcha en las puertas del Fray Pedro de Urbina a las 8.50 horas, y concluir el recorrido por la ciudad sobre las diez de la mañana, que es cuando llegarán al Ayuntamiento.

Es evidente que la distancia ente el punto de partida y el de llegada puede realizarse en un tiempo mucho menor, pero si va a prolongarse es porque harán paradas «en algunas instituciones que nosotros consideramos que contribuyen a mejorar la convivencia en la ciudad».

Recibirán la visita de estos emprendedores y, a la par, impulsores de valores como la tolerancia, en Cruz Roja, el colegio Príncipe de España, Inmovent, el Instituto Montes Obarenes, también en la Casa de Igualdad, la arquitecta Cristina Barrón y en el Ayuntamiento.

En la calle

Están todos los participantes «muy ilusionados» con este proyecto. Esperan que todo lo aprendido y que el trabajo que han realizado pueda servir para que de algún modo el servicio de préstamo de bicicletas que ahora se presta en la ciudad pueda mejorarse «gracias a las conclusiones a las que ellos han llegado».

Algo que han logrado no sólo analizando la situación de modo teórico, sino fundamentalmente «saliendo a la calle para ver de modo directo la problemática», argumenta Blanca Cañamero que tiene muy claro que es sobre el terreno se ve todo mucho mejor.

«Los alumnos trabajan, ven las dificultades que cualquier proyecto conlleva y de este modo lo que queremos es que sean conscientes de que antes de embarcarse en un proyecto emprendedor deben conocer todos los pros y los contras de lo que tienen en mente».Los chavales consideran que la utilización de la bicicleta es importante y creen que «se puede potenciar el servicio que se presta».

Este año ha sido el primero en el que se ha puesto en marcha la actividad en el instituto y el objetivo es, lógicamente que «pueda tener continuidad en el futuro». Los alumnos se han comprometido y será el martes cuando su proyecto se hará visible en la calle.