La primera nevada del año pone en jaque el tráfico en Álava

La autopista entre Bilbao y Vitoria sufrió retenciones por la mañana, mientras que a la tarde ya solo había problemas en Bernedo, Opakua y Azazeta

EL CORREOVITORIA/BILBAO.
Las salidas de calzada fueron ayer frecuentes en la red secundaria. En la imagen, Opakua./ JESÚS ANDRADE/
Las salidas de calzada fueron ayer frecuentes en la red secundaria. En la imagen, Opakua./ JESÚS ANDRADE

Las previsiones meteorológicas se cumplieron al dedillo y el interior de la comunidad autónoma recibió ayer la primera gran nevada del año, que complicó sobremanera la circulación. Fue un episodio corto pero intenso; a media tarde, la red viaria recobró la normalidad y tan solo era necesario ya el uso de cadenas en los puertos de Bernedo, Opakua y Azazeta (estos dos últimos cerrados al tráfico de camiones). Para hoy no se espera que se repitan los problemas de ayer, con la cota de nieve situada en los mil metros al comienzo del día para subir hasta los 1.500 a primeras horas de la tarde.

Eran poco más de las seis y cuarto de la mañana cuando una fuerte nevada acabó por cuajar en una calzada que ya blanqueaba en sus arcenes por la nieve caída durante la noche. El espesor acumulado obligó a cerrar el puerto viejo de Altube -reabierto posteriormente, aunque con muchas dificultades para la circulación- y a adoptar extraordinarias medidas de precaución en la autovía N-622 y en la A-1 en dirección a Navarra, los dos puntos que presentaron mayores complicaciones. La intensa labor de los seis equipos quitanieves desplegados por la Diputación alavesa para garantizar el buen estado de la red viaria impidió que se colapsara la principal conexión entre Álava y Bizkaia, por un lado, y con Navarra por otro.

Nevó con ganas en la zona de Altube, otro de los puntos negros de la jornada. La nieve obligó a cortar carriles en algunos puntos y se formaron largas colas de tráfico muy lento, especialmente en la zona del peaje. El estado resbaladizo del firme provocó numerosos accidentes, la mayoría de ellos salidas de calzadas sin importancia, mientras algunos conductores se quedaban 'tirados' en el arcén al sorprenderles la nevada sin cadenas. La nieve también hizo acto de presencia en Vitoria, con precipitaciones intermitentes que no llegaron a cuajar.

Tiempo invernal

A mediodía, los puertos de Orduña y Herrera permanecían cerrados al tráfico, mientras que en los de Azazeta, Opakua, Bernedo, Zaldiaran, Krutzeta y Vitoria no estaba permitido el tránsito de camiones y articulados y los turismos solo podían circular con cadenas. La situación mejoró conforme pasaron las horas y subía la temperatura. Poco a poco, la cota de nieve fue ascendiendo hasta situarse en los 1.000 metros y la normalidad volvió a la red viaria. Además de las restricciones en Bernedo, Opakua y Azazeta, la Erzaintza aconsejaba anoche circular con precaución, por la presencia de nieve o hielo, en los puertos alaveses de Aiurdin, Altube, Barrerilla, Garate, Kurtzeta, Orduña, Bernedo, Herrera, Salinas, Vitoria y Zaldiarian, así como en los guipuzcoanos de Etxegarate y Aranzazu. En Bizkaia, las autoridades llamaban a la prudencia en Sollube, Urkiola y Bikotzgane.

A las 21.00 horas, las autoridades vascas levantaron el aviso amarillo activado el domingo por nieve en el interior del territorio. En principio, no esperan nuevas nevadas en cotas bajas durante la semana, que estará marcada en lo meteorológico por un tiempo típicamente invernal: salvo hoy, que no lloverá, los demás días serán lluviosos y fríos.