Muere Javier Ormazabal Ocerin, fundador del grupo Velatia

Fue elegido 'Mejor Empresario Vasco' en 2010. Su grupo factura 575 millones al año y tiene más de 3.000 empleados

E. C.BILBAO.
Javier Ormazabal Ocerin./ EL CORREO/
Javier Ormazabal Ocerin./ EL CORREO

Javier Ormazabal Ocerin, fundador del grupo Velatia -antes grupo Ormazabal- falleció ayer en Getxo a los 82 años de edad, tras una larga enfermedad. Natural de la localidad vizcaína de Bedia, Javier Ormazabal respondía a la perfección al prototipo del empresario vasco que, de la nada, con escasos recursos económicos y mucho tesón, han conseguido crear industrias punteras en su sector. Fue elegido como 'Mejor Empresario Vasco' en el año 2010 por la Fundación Empresa y Sociedad.

Velatia es hoy un grupo empresarial dedicado principalmente a la producción de bienes de equipo eléctrico, especializado en centros de transformación, pero que ha evolucionado en los últimos años hasta tener una destacada presencia en otros sectores como el de las telecomunicaciones, tras la adquisición de la firma guipuzcoana Ikusi. Con más de 3.000 empleados y una cifra de facturación anual que supera los 575 millones de euros, el grupo tiene factorías en China, Alemania, Francia, Estados Unidos, México y España y actividad en más de 50 países.

Hace aproximadamente una década Javier Ormazabal Ocerin cedió la gestión del grupo empresarial a su hijos y depositó la máxima responsabilidad ejecutiva en uno de ellos, Javier Ormazabal Echevarria, actual presidente de la firma y también del centro tecnológico vasco Tecnalia. En ese contexto, además, Velatia forma parte de una reducida selección de empresas familiares que han conseguido sobrevivir a la segunda generación y mantener la vocación de crecimiento internacional conservando la propiedad en las manos originales.

Los comienzos de la empresa son extraordinariamente modestos. A su vuelta del servicio militar, Javier Ormazabal Ocerin entró a trabajar como aprendiz en un taller de fabricación de motores eléctricos ubicado en Bilbao, donde aprendió muy rápidamente los rudimentos de la actividad y también los elementos fundamentales del mundo de la electricidad. Pese a que nunca accedió a una formación universitaria, estaba dotado de una rara habilidad para la mecánica, que le hacía comprender el funcionamiento de sistemas extraordinariamente complejos con tan sólo observarlos. La clave de su éxito fue, precisamente, no conformarse con mirar e imitar lo que hacían otros, sino su obsesión por mejorar todos los mecanismos que caían en sus manos. Esas habilidades han llevado a que él y su grupo empresarial sean hoy la admiración e incluso la envidia de las principales multinacionales del sector de componentes eléctricos, con las que se ha podido codear sin complejos de inferioridad.

En 1967, en compañía de algunos familiares, decidió crear la empresa Ormazabal, embrión del actual grupo industrial tras haber participado en la creación de otra compañía del sector eléctrico cuya evolución no le dejó satisfecho. Rompió amarras con un antiguo socio e inició su andadura en un sector muy concreto: la construcción de centros de transformación. Los equipos que permiten transformar la electricidad de la red de alta tensión a las condiciones necesarias para su uso doméstico e industrial y que, además, contienen los elementos de conexión y protección de la propia red. Pero no se conformó con eso y con la lógica de un cesto de cerezas -una cosa te lleva a la otra- este empresario creó también factorías dedicadas a la calderería fina -Tecnichapa-, o de contenedores de centros de transformación -Uniblok- y aislantes -Polsa-, así como una larga lista de compañías que tienen presencia en actividades tan dispares como las telecomunicaciones o la energía eólica y la aeronáutica.

El grupo Velatia es, además, un claro ejemplo de las empresas vascas que pudieron crecer en la década de los años 70 y 80 gracias a una estrecha colaboración como proveedores de la actual Iberdrola y que fueron capaces de aprovechar esa circunstancia para crecer, mejorar su tecnología y salir al mundo a buscar nuevos clientes y mercados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos