El Gobierno vasco ofrece a los montañeros una aplicación de móvil para poder localizarles

Además de enviar una alerta a SOS Deiak en caso de accidente o pérdida, revela la ubicación exacta del usuario incluso sin conexión a internet ni GPS

LUIS LÓPEZBILBAO.
Cada semana se llevan a cabo tres búsquedas de personas en Euskadi y se realizan dos rescates./ L. CALABOR/
Cada semana se llevan a cabo tres búsquedas de personas en Euskadi y se realizan dos rescates./ L. CALABOR

En lo que va de año los servicios de Emergencias del Gobierno vasco han llevado a cabo 147 búsquedas de personas -tres a la semana- «en circunstancias difíciles». Porque el monte puede llegar a ser un entorno muy hostil. «Cuando alguien se ha perdido o ha sufrido un accidente en la montaña cada segundo cuenta, especialmente en invierno», certifica el director técnico de Emergencias, Pedro Anitua.

Partiendo de esta realidad, el Ejecutivo vasco presentó ayer Alpify, una aplicación para móviles cuyo objetivo es facilitar la localización de personas. Para hacerlo involucra a tres partes: en primer lugar, los ciudadanos, que ya pueden bajarse el programa de forma gratuita; en segundo lugar, la empresa que ha desarrollado la tecnología y que percibirá 35.000 euros en 2014 por habilitarla en Euskadi; y en tercer lugar, los centros de coordinación de SOS Deiak y el teléfono de emergencias 112, vinculados con las señales de Alpify.

Esta nueva herramienta posibilitará, esencialmente, la localización de montañeros extraviados o heridos de forma rápida, lo que evita sufrimientos innecesarios y situaciones de riesgo especialmente en invierno, cuando una noche al raso en la montaña puede ser fatal. Pero, además, supondrá un importante ahorro para las arcas públicas porque evitará grandes despliegues de búsqueda, con el notable coste que eso implica, especialmente cuando se movilizan medios aéreos.

La aplicación es gratuita y funciona en el 95% de los smartphones. Según Gaizka Etxabe, técnico de emergencias que ha testado la herramienta en las últimas semanas con resultados «muy satisfactorios», es válida tanto para iOS como para Android y para los modelos más recientes de BlackBerry. En el momento del registro se pide al usuario el nombre, número de teléfono y el contacto alternativo de algún familiar o amigo (esto es opcional).

Con el programa cargado en el móvil, lo único que tiene que hacer el deportista es activar la aplicación cuando va al monte, junto con el GPS del móvil y la tarifa de datos. En caso de accidente o extravío en condiciones complicadas, el ciudadano en apuros debe pulsar el botón de emergencia, naturalmente de color rojo. En ese instante llegará una alerta a SOS Deiak junto con la ubicación exacta de la víctima facilitado por el GPS. Además, se conocerá la ruta realizada por el montañero.

Voz de alarma de terceros

Pero hay un problema. ¿Qué ocurre si el deportista ha tenido un accidente y ha perdido el conocimiento o algo peor? Explica Etxabe que en estos supuestos son los familiares los que dan la voz de alarma cuando la víctima no regresa a casa. Eso sí, la aplicación sólo puede activarse «cuando tenga un vínculo con un familiar o amigo». En estos casos, los equipos de SOS Deiak podrían acceder a los datos de la persona extraviada ya que cuentan con un listado de usuarios de Alpify. «Podemos conocer sus movimientos en las últimas 24 horas, lo que nos permite tener un punto base de búsqueda», detalla el experto.

Pero las cosas pueden ser aún más complicadas. Por ejemplo, cuando el montañero no tenga ni GPS ni cobertura de datos en el móvil. En estos casos, con el botón rojo podría enviar un mensaje de texto -que utiliza, como las llamadas de emergencias, la señal de cualquier operadora, aunque no sea la que tiene contratada el usuario-. Además, el SMS llegaría a la central del Gobierno vasco junto con la ubicación. ¿Cómo? «Las antenas de telefonía triangulan la señal para obtener la zona donde se sitúa el afectado».

Alpify no es la única herramienta que existe con estos fines. De hecho, el Whatsapp también ofrece una opción similar. ¿Qué novedad aporta entonces la aplicación presentada ayer? Etxabe dice que el Whatsapp «no es del todo fiable en todos los casos de emergencia» y se han dado situaciones en los que la ubicación enviada tenía un margen de error de «tres kilómetros» porque «sólo envía datos de geolocalización desde el último punto donde tuvo cobertura 3G».

Durante las últimas semanas se han llevado a cabo pruebas para comprobar cómo se comporta Alpify por parte de la Cruz Roja y DYA en coordinación con el Gobierno vasco, y todo parece estar en orden. Así que, finalmente, el Ejecutivo ha decidido contratar el servicio para 2014 como experiencia piloto. De momento, y sólo con las pruebas realizadas, ya se han producido 1.500 descargas en Euskadi. La previsión es que lleguen a 30.000, aunque el sistema puede funcionar con 40.000 usuarios conectados.

La tecnología está desarrollada por Grup Basera S.L. y ya funciona en Andorra. La idea les llegó a sus creadores el año pasado, cuando un esquiador sufrió un accidente y los equipos de rescate tardaron dos semanas en localizarle. ¿Cómo es posible que esto ocurra en un mundo hipertecnologizado? De aquel suceso surgió esta aplicación, que funciona ya en las estaciones de esquí de Courchevel, Grandvalira y Las Leñas, en los Alpes, así como en el Principado de Andorra. Además, según reveló la empresa al Gobierno vasco, también están negociando su implantación en La Rioja, Cantabria, Cataluña y Aragón, destinos predilectos de los montañeros vascos donde, previsiblemente, también funcionará la aplicación.