Con rotaciones, pero sin renunciar a la Copa

Los jugadores del Celta encaran con ambición el torneo, mientras el técnico dará minutos a los menos habituales pese a ocultar sus cartas

JUANMA MALLOBILBAO.
Los jugadores del Celta celebran uno de los goles del pasado sábado ante el Almería. / Efe/
Los jugadores del Celta celebran uno de los goles del pasado sábado ante el Almería. / Efe

Luis Enrique y sus jugadores respiraron aliviados el pasado sábado. Desde que se estrenó la Liga en Balaídos, el 19 de agosto, el Celta había acumulado tres empates y cuatro derrotas y, de una vez por todas, el último día de noviembre, recaudaban el máximo premio en su feudo. Ya era hora, pensaron muchos. «Por fin podemos cenar tranquilamente por Vigo», bromeó el entrenador tras remontar el tanto inicial del Almería, obra de Suso. Al octavo encuentro fue la vencida para el cuadro gallego, que gracias a ese triunfo encara con otro ánimo la Copa del Rey; esto es, la eliminatoria de dieciseisavos de final contra el Athletic, que arrancará mañana (20 horas) en el feudo pontevedrés. A tres puntos del descenso, se podría pensar que el exfutbolista del Barça y Madrid, entre otros, dejaría en un segundo plano el torneo del ko. Que, como se suele decir, lo 'tiraría'. Pero, a priori, nada más lejos de la realidad. El extécnico de la Roma y sus pupilos conceden, en apariencia, la máxima trascendencia a esta cita, aunque también se espera que Luis Enrique efectúe alguna rotación para calibrar el nivel de sus hombres menos observados. Nada de relajación, de todas formas.

Y es que, de momento, el entrenador no ha ofrecido ninguna pista en los entrenamientos. Es más, en una práctica habitual en las últimas semanas, el Celta se ejercitará en tres ocasiones a puerta cerrada para preparar la visita rojiblanca (miércoles, ayer y hoy). Por tanto nadie, excepto el gijonés, conoce sus planes. Ni siquiera los suplentes, esos hombres que cuentan con escasos minutos, papel secundario, en una escuadra que sólo ha anotado seis tantos en su estadio y ha recibido once (aunque fuera se transforma). De todos modos, se esperan variaciones, tiempo para los que menos han pisado el césped. Y los mensajes lanzados por el vestuario hablan de ambición, pero conscientes de que enfrente estará el Athletic, uno de los grupos más en forma del momento. «Es una competición atractiva, pero difícil porque en España se juega a doble partido. Nosotros saldremos a ganar como siempre, es una buena oportunidad para derrotar a un buen equipo», expone Michael Krohn-Dehli, uno de los profesionales que, con casi todo seguridad, gozará de ese protagonismo que en Liga le cuesta recaudar.

En una similar tesitura se encuentra Fabián Orellana. De olvidado a autor del empate del pasado sábado, y hombre con todas las papeletas para ser titular mañana. Luis Enrique le ha visto participativo, más activo y le ha agradecido su esfuerzo en los entrenamientos con una mayor presencia en el terreno de juego. De hecho, este tanto le valió al chileno para romper una sequía en Primera División de tres años y medio: marcó en abril de 2010 y, desde entonces, no había vuelto a mojar en la máxima categoría. También es posible que Mario Bermejo, pasado rojiblanco, regrese a la titularidad después de una lesión que le apartó más de medio año de la práctica activa del fútbol. Y como sus compañeros, mensaje oficial, no envía la Copa al cubo de la basura. «Veo al equipo capacitado para pasar de ronda. La eliminatoria está al 50%», subraya el cántabro.

«No sabemos nada»

Eso sí, ni siquiera el portero suplente, un inédito Sergio Álvarez en la Liga, a la sombra de Yoel, sabe si defenderá la puerta local. En Vigo, los periodistas que siguen al Celta lo dan por seguro, pero tampoco se afirma al 100%. El propio meta tiene dudas. «No sé si jugaré. No sabemos nada de rotaciones», se sincera este canterano, toda su vida deportiva en el conjunto celeste a excepción de un ejercicio cedido en el Racing de Ferrol.

De todos modos, el director deportivo, Miguel Torrecilla, ha dejado entrever que habrá cambios. «No es bueno que haya jugadores que en seis meses han participado muy pocos minutos, o en algún caso no hayan participado nada. Ahora viene la Copa, donde vamos a ver las decisiones de Luis Enrique», ha lanzado. Así que el Celta recibirá al Athletic mañana con la máxima ambición, sin renunciar al torneo del ko., pero con algunos ajustes respecto a su 'once' habitual.