La banca española se reúne con Draghi de cara a los test de estrés europeos

El BCE decidirá qué entidades deben recapitalizarse tras unas pruebas para las que los financieros nacionales reclaman las mismas reglas para todos

AMPARO ESTRADAMADRID.
La reunión con el presidente del Banco Central Europeo es este mediodía./ AFP/
La reunión con el presidente del Banco Central Europeo es este mediodía./ AFP

A primera hora de esta tarde, los máximos responsables de la banca española están invitados a compartir con el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, un ligero almuerzo tipo buffet en la torre de la entidad en Fráncfort. Después, sobre las dos y media, entrarán en faena. Los presidentes y consejeros delegados de los 16 bancos españoles que van a estar en la órbita de la supervisión única del BCE conocerán la metodología que se va a aplicar en la valoración de sus activos.

A la cita, a la que acudirá Kutxabank, también están convocados BBVA, Santander, Sabadell, Popular, Bankinter, Banco Financiero y de Ahorros (matriz de Bankia), Banco Mare Nostrum, La Caixa, Ibercaja, Caja España, Cajas Rurales Unidas, Catalunya Banc, Liberbank, Unicaja y NovaCaixaGalicia.

Se trata de una reunión preparatoria, que Draghi prevé acabar en torno a las cinco de la tarde, y en la que la banca española planteará la necesidad de que las reglas de juego sean iguales para todas las entidades europeas. El presidente del BCE también se reúne hoy con los bancos franceses, griegos, irlandeses y estonios. La semana pasada ya lo hizo con otro grupo en el que estaban los alemanes.

Con el Mecanismo Único de Supervisión, por el que dentro de un año el BCE asumirá la vigilancia directa de 128 entidades financieras europeas -aquellas cuyos balances superan los 30.000 millones de euros-, entre las que figuran las 16 españolas mencionadas, se pretende acabar con la fragmentación de los mercados y afianzar la confianza en el sistema bancario.

La homogeneidad en las pruebas y la forma de valoración es una condición imprescindible para las entidades españolas. «No puede haber una supervisión única con reglas distintas», afirman desde el sector. Por ejemplo, se exige un nivel de solvencia igual a todas pero la forma de construir esa solvencia es distinta y el esfuerzo exigido también. Por eso, algunos bancos quieren reclamar medidas en este ámbito, algo que ya fue estudiado por el Banco de España y por la Autoridad Bancaria Europea sin llegar a conclusión alguna.

8% de capital de calidad

La solvencia exigida es alcanzar un 8% de capital de máxima calidad, pero la forma de calcular éste es el resultado de dividir el capital por los activos ponderados por riesgo y aquí sí hay diferencias entre países y entre entidades porque Basilea II -el acuerdo de las autoridades económica europeas para medir la solvencia de un banco según su nivel de capital- permitió que las entidades pudieran estimar su riesgo siempre bajo autorización del supervisor. Por ejemplo, en España un préstamo se considera moroso a los 90 días de una falta en un plazo de pago, mientras que en Italia y Reino Unido es a los 180 días. Por ello, según un informe de Oliver Wyman, que comparaba la situación en Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido, las normas en España son más conservadoras y prudentes, lo que significa que es más difícil llegar al nivel de capital de calidad exigido.

Después de la valoración de los activos, los 128 bancos europeos seleccionados pasarán el test de estrés. Los españoles ya lo hicieron con Oliver Wyman, por eso fuentes financieras señalan que afrontan las nuevas pruebas con «optimismo moderado», porque ya afloraron todas sus debilidades. Ahora esperan que la prueba «evidencie las debilidades de los bancos de otros países porque los españoles saldrán bien», aseguran.