Un nuevo inquilino de los parques vitorianos: el colorido pato mandarín

Un ejemplar de la especie Aix gericulata, probablemente procedente de Gran Bretaña, es visto en el parque del Norte

FRANCISCO GÓNGORA EN TWITTER@FRASCOGONGORAVITORIA.
El pato mandarín, en una imagen de Luis Ángel Sánchez./
El pato mandarín, en una imagen de Luis Ángel Sánchez.

Son noticias que pasan desapercibidas, pero estos días sobrevuelan por encima de nuestras cabezas miles y miles de aves en dirección al Sur. Grullas, cormoranes, ansares en formación de uve buscan tierras cálidas y con más alimento para pasar el invierno. Es la conocida migración de las aves. Uno de esos pájaros en su deambular ha sido visto en el estanque del parque del Norte y captado por uno de nuestros lectores. Se trata de un ser excepcional por su belleza.

El pato oriental mandarín y su primo americano el joyuyo son dos miembros de la familia del género Aix. Los machos tienen una apariencia muy atractiva con una espectacular mezcla de plumas de colores a partir de la cabeza, el ala y la cola. Son dos aves acuáticas que son admirados como los patos más bonitos de todas las especies.

El pato joyuyo

El género Aix sólo se compone del Aix sponsa y del Aix galericulata. Las dos son de tamaño medio y pueden volar de un lugar a otro. Viven y prosperan en los humedales cercanos a los estanques, ríos y pantanos, anidando en cavidades de árboles o cajas anidaderas, según el ornitólogo Gorka Belamendia, responsable del centro Ataria de Salburua, que ya ha mostrado su entusiasmo por estas dos criaturas vistas en territorio alavés.

Belamendia ha confirmado que estos días ha sido observado también en la balsa de riego de Añua el pato joyuyo o Aix sponsa, registrado por el naturalista Norber Fuentes.

Las dos especies se utilizan a menudo con fines ornamentales por la intensa belleza de los colores de sus plumas, que toman todos los tonos del arco iris. Ambos patos buscan comida en el agua poco profunda insertando la cabeza en el agua en lugar de sumergirse. Se alimentan de bayas, uvas, cereales y plantas jóvenes. También de arañas y otros insectos.

El Aix sponsa tiene un aspecto atractivo, bello y espectacular, con una mezcla de plumas marrón, círculos blancos y negros y ojos rojos. Muy diferente a la hembra blanca. Pesa alrededor de 0,5-0,7 kg y se extienden al este de América del Norte, la costa de Estados Unidos y el oeste de México.

Zoológicos

El pato mandarín, Aix galericulata, es nativo de China, pero ahora se encuentra en Japón, Taiwan, el sudeste de Rusia, sur de Inglaterra y Siberia y Europa central. Los países en el mundo occidental lo conocieron a través de las aves traídas a los zoológicos. «Posiblemente, procede de Gran Bretaña donde hay más de 3.500 parejas. También se ha introducido en otros países de Europa. Tenemos unos 25 registros. Son ejemplares que siguen a otras anátidas salvajes en su viaje migratorio y recalan aquí para tomar aliento. Tampoco hay que descartar que sea un ejemplar escapado de colecciones privadas alavesas o de tierras cercanas», explica Belamendia.

En otoño de 2000 se observó un macho en el embalse de Ullíbarri y un año antes en Carrologroño, Laguardia, un pato joyuyo. En 2009 aparacieron varios ejemplares en la ría de Bilbao.

Belamendia recuerda que es tiempo de migración pero estos días se han visto hasta 1.500 gaviotas de tres especies diferentes alimentándose en el vertedero, coincidiendo con el temporal del Cantábrico. Hace un mes se observó otra rareza, un gavión.