La asociación de vecinos se plantea volver a convocar la mesa del Casco Antiguo

La asamblea de socios ratificó que siga la junta que preside Mario Herreros, al no presentarse otra candidatura

F. DOMÍNGUEZ
Herreros, flanqueado por dos directivos, en la asamblea. ::
                         F. D./
Herreros, flanqueado por dos directivos, en la asamblea. :: F. D.

La asamblea general de la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo, celebrada la noche del pasado viernes, no trajo consigo la renovación de la junta directiva que, tal y como consta en los estatutos, debía de proponerse, ya que no hubo ninguna candidatura. Por lo tanto el equipo directivo, que ha encabezado Mario Herreros durante los dos últimos años, seguirá ejerciendo como tal.

No obstante, tanto él como sus compañeros de junta, dejaron patente ante los socios asistentes que seguirán «luchando por mejorar las condiciones de vida de este barrio que es el nuestro». Para ello ya tienen previsto la línea a seguir, «que no diferirá mucho de lo que hemos venido haciendo en estos dos años».

Eso sí, habrá una novedad importante, según adelantó Herreros. «Queremos volver a convocar la mesa del Casco Antiguo, tal y como se hiciera en el año 1997, porque están muy bien algunas de las cosas que se vienen haciendo desde el Ayuntamiento, pero creemos que lo fundamental de cara al futuro del barrio es elaborar un plan urbanístico global, que no tiene que ser realizable en su totalidad en un corto plazo, sino que puede ser a medio o largo plazo, pero sería el que ayudase de verdad al Casco Antiguo».

En ese sentido, señaló que «en esa mesa deberían estar el Ayuntamiento, que incluso la debería presidir para así hacer vinculantes los acuerdos, además de todo tipo de asociaciones que tenga algo que ver con el barrio, desde las culturales o religiosas hasta las de padres de alumnos o de grupos de inmigrantes».

Asimismo se barajaron propuestas para tratar de atraer a la gente hacia el barrio, desde la construcción de VPO para que «lleguen los jóvenes a revitalizarlo», a situar una oficina permanente de renovación y elaboración del DNI.

La tesorera, María José López Hueto, presentó las cuentas del último ejercicio, con unos ingresos de 8.500 euros y unos gastos de 9.380 euros, matizando que ese ligero déficit «ha sido debido a la instalación de la calefacción en el local de la asociación, por lo que en el próximo ejercicio quedará amortizado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos