El modelo de Tubacex de bajar salarios para ganar competitividad "no es el nuestro", critica Tapia

La consejera de Desarrollo Económico precisa que la comunidad vasca "debe apostar por otras alternativas"

E. C.BILBAO.
Vista de la planta de Tubacex en Llodio./
Vista de la planta de Tubacex en Llodio.

La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantza Tapia, aseguró ayer que, con su decisión de construir una nueva factoría en Cantabria, Tubacex ha optado por bajar los salarios para «ganar en competitividad», un modelo que «no es el nuestro» ni la forma de «hacer frente a una economía moderna como la de Euskadi». La comunidad vasca «debe apostar por otras alternativas», precisó.

Tras recordar que la compañía alavesa ya ha acometido, con anterioridad, inversiones en Euskadi de la mano del Ejecutivo autónomo, dijo que no se puede afirmar que «la política industrial ni tecnológica» hayan fallado «en este caso».

En una entrevista concedida a la radio pública vasca, Tapia admitió que «uno de los problemas» a los que «hace frente» el País Vasco es «el de la conflictividad social», cuestión en la que cree que «se han hecho las cosas de una forma no acorde con parámetros del Gobierno».

También aclaró que, en este caso, la política fiscal «no ha sido objeto ni de análisis» y tampoco se han tenido en consideración aspectos como «la inversión y la financiación desde el Gobierno y la Diputación».

Aunque el diputado general de Álava, Javier de Andrés, aseguró también ayer, respecto a la apuesta de Tubacex por Cantabria, que Euskadi «tiene un cóctel muy poco atractivo» e invitó a «reflexionar» sobre ello a los agentes económicos y sociales. «En el País Vasco tenemos los salarios más altos, pero no tenemos paz social, hay conflictividad laboral», enfatizó.

Por su parte, los alcaldes alaveses de Llodio, Amurrio y Artziniega han solicitado una reunión «urgente» con la dirección de la compañía fabricante de tubos y han criticado la «falta de interés de la empresa por mantener el polo industrial en la comarca. Es un giro no deseado hacia la deslocalización de la fábrica».