Aitor Hernández arrolla en el polvo de Karrantza

Ruiz de Larrinaga y Peña le acompañan en el podio de la primera carrera de ciclocross en Bizkaia

I. MUÑOYERROKARRANTZA.
Aitor Hernández supera un obstáculo. ::                         FERNANDO GÓMEZ/
Aitor Hernández supera un obstáculo. :: FERNANDO GÓMEZ

Aitor Hernández (Specialized Garmar) se empleó en el ciclocross de Karrantza de una manera inmisericorde y con la misma saña que en carreras anteriores. Volvió a ganar y van cinco -Oviedo, Llanes, Medina, Villarcayo y la de ayer- por la vía de apremio. Es decir, con un ataque tempranero, después de aprovechar la arrancada y velocidad de Kevin Suárez, que «aprieta el ritmo y hace mucho daño, porque ahoga», asegura. Después llegó un 'sálvese quien pueda' que sembró el circuito de Ambasaguas de aventuras individuales.

«He esperado a la tercera vuelta para irme en el único sitio -una pequeña cuesta- donde se podía romper el grupo». Ese punto estratégico también había sido detectado por Javier Ruiz de Larrinaga (MMR Spiuk), que calificó el circuito como «muy extraño para lo que solemos encontrarnos aquí. 'Botón' y por supuesto muy seco». Estuvo al acecho, atento a rueda del ermuarra y cuando se produjo el estirón intentó seguirla, pero cedió unos metros y ya no pudo recomponer la goma.

El recorrido estaba tan seco y polvoriento que Hernández lo calificó como «una estampida de búfalos». Además el trazado era sinuoso, lleno de curvas que exigían dominio de la bicicleta. Algo que Kevin Suárez (Bio Racer) borda. Aitor lo sabe y calcó su marcha durante dos vueltas. Luego les dijo adiós.

Ruiz de Larrinaga marchaba a su aire, en esa tierra de nadie que tanto le gusta. Por detrás Peña (KV Sport) adelantaba posiciones y Suárez, con la victoria en sub'23 asegurada, se descolgaba y era alcanzado por el grupo formado por Betalú, Uriarte, Díez Arriola, Arregui, Navarro y Barba.

El ritmo del campeón de España era bestial. «Se ve que está realmente fuerte por la distancia que ha sacado en un circuito rápido y seco y no muy de ciclocross clásico», dijo Larrinaga de su rival. Con todo el alavés mantuvo la diferencia en el minuto y fue segundo, la misma posición del año pasado.

Ritmo superior

La última vuelta se corrió a velocidad de vértigo. Hernández y Larrinaga tenían el puesto asegurado, no así el resto de corredores. Aketza Peña vio como Suárez se le echaba encima y tuvo que apretar el ritmo para subir al podio. Y el joven cántabro apuntilló a sus rivales y fue cuarto entre los grandes.

Las dos próximas citas del pelotón del ciclocross llegarán en Llodio (sábado 2 de noviembre), casa de Spiuk, y Muskiz (domingo 3), ambas de Copa Federación. Será un duelo entre Hernández, amo del corral nacional; Murgoitio, crecido tras sus buenas actuaciones en Tabor y Valkenburg que le han subido a la décima plaza mundial, y Ruiz de Larrinaga, en línea ascendente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos