Cae en Castellón una red que prostituía a alumnas de instituto

Una veintena de chicas de entre 14 y 17 años eran obligadas a mantener relaciones sexuales en un chalé de lujo

J. MARTÍNEZCASTELLÓN/VIGO.

La Guardia Civil de Castellón desmanteló una red de corrupción y prostitución de menores, compuesta por cuatro hombres y dos mujeres que captaban a sus víctimas en los institutos o colegios donde estudiaban ofreciéndoles dinero, droga y regalos con la finalidad de mantener relaciones sexuales con ellas. La operación, denominada Garfio, permitió averiguar que alrededor de una veintena de chicas de entre 14 y 17 años eran obligadas a prostituirse por los detenidos, en algunos casos desde hacía varios años.

Para realizar los encuentros con las menores, la red disponía de un chalé de lujo equipado con jacuzzi, cama redonda, pantalla plana gigante para el visionado de vídeos de contenido sexual y todo tipo de accesorios. Algunas de las jóvenes pasaban todo el día con los ahora detenidos como «señoritas de compañía», según especificaron fuentes del Ministerio del Interior.

Los implicados en la trama, que empleaban nombres en clave para dificultar su localización, recogían con sus vehículos a las menores a la salida del colegio o del instituto para llevarlas al cine, de compras o a la citada vivienda. Normalmente, las víctimas accedían por necesidad de dinero «sin que tuvieran intención de realizar los encuentros sexuales». Asimismo, la red premiaba a las adolescentes que conseguían captar a otras chicas para que accedieran a tener relaciones sexuales con los detenidos, a las cuales también pagaban y ofrecían regalos. «Esto llevaba a crear cierta competencia entre las jóvenes para obtener más dádivas y acceder a sus pretensiones», indicaron.

La Policía practicó registros en varios domicilios y otros lugares utilizados por la red de corrupción para realizar los contactos sexuales, donde intervinieron diverso material informático delictivo, como películas de pornografía infantil. A los cuatro detenidos se les imputan los delitos de prostitución y corrupción de menores.

Ritos de vudú

Por otra parte, el juez de guardia de Vigo decretó ayer el ingreso en prisión provisional de tres de las seis personas detenidas en esta ciudad en una operación contra una red dedicada supuestamente a la explotación sexual de mujeres africanas. Los siete arrestados en total, todos ellos de nacionalidad nigeriana, están considerados integrantes de una trama con ramificaciones internacionales que operaba en España, Francia, Italia, Luxemburgo y Portugal. Traían a las mujeres desde Senegal y, bajo la amenaza de ritos de vudú, les obligaban a prostituirse para pagar la supuesta «deuda contraída» y posteriormente eran «vendidas a otras organizaciones».

Los presuntos cabecillas de esa organización fueron detenidos el jueves en Vigo y su área de influencia por agentes de la brigada policial de control de fronteras y efectivos de ese mismo cuerpo desplazados especialmente desde Madrid para la operación. La investigación del caso comenzó a principios de este mes, cuando una patrulla policial observó cómo una chica que ejercía la prostitución en el barrio de Berbés era vigilada y seguida por otra mujer que la controlaba e incluso la seguía hasta su domicilio.