El Gobierno vasco ensayará el teletrabajo con nuevos funcionarios

La experiencia arrancará en noviembre, cuando se acaben de revisar las 128 solicitudes recibidas para trabajar desde casa tres días a la semana

J. M.BILBAO.
Un hombre trabaja con sus ordenadores en casa./ E.C./
Un hombre trabaja con sus ordenadores en casa./ E.C.

La alternativa del teletrabajo, que consiste en realizar las tareas laborales desde casa durante tres días a la semana, y los dos restantes en la oficina, se reanudará en la Administración vasca en noviembre próximo, en cuanto se revisen las 128 solicitudes presentadas por los funcionarios interesados en principio en sumarse a la experiencia. Ese grupo reemplazará a otra tanda de 330 trabajadores que participaron en la misma iniciativa entre septiembre de 2012 y septiembre de 2013.

Según explicó el Departamento de Justicia y Administración Pública, en una respuesta al grupo socialista del Parlamento vasco, los nuevos empleados que finalmente se apunten al teletrabajo recibirán una formación específica de diez horas lectivas y un equipo informático cuyo coste medio, a través del 'renting', ascenderá a 680 euros anuales si bien la cuantía concreta dependerá de la consejería a la que pertenezca el trabajador.

Fuentes del Gobierno vasco explicaron que las nuevas solicitudes van ser 'peinadas' porque ha transcurrido mucho tiempo desde que se presentaron (el plazo concluía en octubre de 2012), y es posible que algunas personas se hayan echado atrás al haber cambiado sus circunstancias particulares (reducción de jornada, cambio de domicilio, etc.). La demora del proceso desde entonces se ha debido entre otros motivos al cambio de Gobierno en diciembre de 2012, después de las elecciones autonómicas.

Más productividad

De momento, y a la espera de la lista definitiva, las solicitudes de teletrabajo se concentran en la consejería de Justicia (30), el Instituto Vasco de la Administración Pública (21) y los departamentos de Salud (17), Educación (16), Empleo y Políticas Sociales (11) y Medio Ambiente y Política Territorial (11).

La posibilidad de trabajar en el propio domicilio comenzó a ensayarse en la Administración vasca en 2011, durante el Gobierno de Patxi López. Entonces se desarrolló un programa piloto en el que intervinieron 29 empleados y que no sólo perseguía la conciliación de la vida laboral y familiar, sino aumentar la productividad.

El Gobierno vasco ha diseñado el teletrabajo con una duración máxima de un año. Concluido ese periodo, el funcionario tiene que regresar físicamente a su oficina, por lo menos durante un periodo de seis meses, para evitar el desarraigo de su puesto. Inicialmente se calculó que unos 2.000 empleados de la Administración vasca -repartidos entre Lakua y las delegaciones territoriales- encajarían en la modalidad de trabajar desde casa, sin horarios y con objetivos marcados.