La dama del poncho rojo

ANTON MERIKAETXEBARRIA
La dama del poncho rojo

El amor amargo de Chavela' es un digno documental biográfico, que supone el debut como director del popular bailaor andaluz Rafael Amargo (Granada, 1975). Su propósito es rendir un incondicional tributo de admiración a la cantante mexicana, de origen costarricense, Chavela Vargas (1919-2012), a partir del viaje entre dos mundos, dos culturas, dos sensibilidades que emprende el popular artista, profundo conocedor de las esencias del flamenco, galardonado en su día con el premio al mejor espectáculo del año por su escenificación coreográfica de la obra de Federico García Lorca 'Poeta en Nueva York'.

Insuficiente desde un punto de vista estrictamente cinematográfico, 'El amor amargo de Chavela' retrata al personaje de forma discreta, con el respeto exigible en estos casos, conforme recoge sus reflexiones en relación con personas que a lo largo de su longeva vida tuvieron una influencia decisiva, tanto desde una perspectiva creativa como íntima, personal. En ese sentido, resulta obligado citar al propio autor de 'Sonetos del amor oscuro', además de Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina o Pedro Almodóvar. Con este último colaboró en la película 'Carne trémula' (1997).

Marcela Rodríguez, Arturo Ramírez, Mario Ávila y muchos más rodean las andanzas de Rafael Amargo en su desigual esfuerzo por atrapar las esencias creativas de 'la dama del poncho rojo', incluidos algunos de sus más exquisitos boleros, cuyos títulos están en la memoria -y en el corazón- de muchos: 'La llorona', 'Luz de luna', 'Que te vaya bonito' y 'Arráncame la vida', entre otros. Asimismo, 'La Chamana' tuvo el mérito de volver cosa de mujeres la música ranchera azteca. Nada mejor para cerrar estas líneas que la hermosa frase inscrita en su twitter oficial tras el fallecimiento de Chavela Vargas: «Silencio, silencio: las amarguras volverán a ser amargas... se ha ido la gran dama».